Buenos Aires. La presidenta argentina, Cristina Fernández, podría apoyar un proyecto de ley para destrabar el uso de reservas del Banco Central para el pago de las deudas del país, en momentos de una dura tensión entre el gobierno y sectores judiciales y políticos.

La mandataria se mostró favorable a un proyecto de ley presentado por senadores de la provincia de La Pampa y dijo que mantendrá conversaciones con el bloque oficialista para darle su apoyo.

"Se presentó un proyecto de ley en el Senado para crear un fondo de desendeudamiento, que está firmado por los senadores de la provincia de La Pampa. Y lo más importante son los fundamentos, que son los mismos que tuvo el Poder Ejecutivo para tomar la decisión", dijo Fernández.

"Vamos a facilitar su tratamiento" y "lo importante es que ahora se dé un debate con altura sobre la mejor forma de desendeudar al país", afirmó.

La presidenta ordenó la semana pasada por un decreto al Banco Central enviar al Tesoro US$4.382 millones, pero la oposición quiere derogar el decreto para que el asunto se discuta en las sesiones ordinarias.

Fernández no respondió a la pregunta de periodistas si tenía planeado derogar el polémico decreto.

El gobierno enfrenta una dura disputa con el Congreso y la justicia por la controvertida decisión de utilizar las reservas del Banco Central, en momentos en que la oposición tomó el control del Legislativo tras una derrota en las elecciones legislativas del 2009.

La presidenta Fernández había dicho la semana pasada que usará reservas para pagar deuda pública pese a los fallos judiciales y aseguró que esa decisión depende de su gobierno y no de jueces, en declaraciones que enfurecieron a la oposición y generaron nerviosismo en los mercados.

En este marco, la Corte Suprema de Justicia argentina emitió un comunicado exhortando "a quienes tienen responsabilidades de gobierno a expresarse con mesura y equilibrio, porque respetar la magistratura es la mejor manera de dar tranquilidad a los ciudadanos, de asegurar que sus derechos serán protegidos y que estamos en un Estado gobernado por leyes que se aplican a todos por igual".

Fernández se mostró en desacuerdo con el comunicado y señaló que hay cosas que "no me parecen muy acertadas" (...) "la palabra mesura tiene sonido a censura", afirmó.