La Habana. Cuba acusó el miércoles a Estados Unidos, cuya administración demócrata ha buscado aliviar las restricciones a La Habana, de intensificar la subversión contra la isla comunista.

El ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, también criticó a Occidente en general por crear un sistema económico global que trae la muerte de millones en países pobres, y por iniciar sangrientas guerras para obtener el control de recursos energéticos.

Además, calificó al largo bloqueo económico de Washington como un genocidio y dijo al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas que "la política estadounidense contra Cuba que el presidente (Barack) Obama ha mantenido está cobrando un número de vidas de cubanos".

Rodríguez dijo que la muerte por una huelga de hambre la semana pasada de Orlando Zapata Tamayo en una cárcel cubana, que según sus seguidores era un prisionero político mientras Cuba argumenta que era un criminal común, provocó una nueva escalada de subversión contra la isla.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, lamentó profundamente la muerte y dijo que Zapata fue encarcelado por expresar su pensamiento. Otros políticos estadounidenses han condenado fuertemente a La Habana.

Expertos políticos en Estados Unidos y Europa señalaron que el asunto fue un golpe contra las esperanzas de una mejora en el corto plazo en las relaciones cubano-estadounidenses, así como de las de Cuba con la Unión Europea.

La vehemencia del discurso de Rodríguez al consejo de 47 naciones sugirió que La Habana tenía una visión similar, aunque reportó esta semana que buscaba persuadir a firmas extranjeras de mantener sus negocios con Cuba.

Rodríguez acusó a Occidente de nombrarse a sí mismo como el supervisor mundial de los derechos humanos, pese a ser responsable de abusos flagrantes sistemáticos contra esos mismos derechos.

"Ellos son quienes tienen responsabilidad por el presente orden económico internacional que silenciosamente asesina a decenas de millones de seres humanos que caen víctimas de la inanición, pobreza y enfermedades evitables y curables", declaró Rodríguez.

"Estados Unidos y sus aliados europeos recurrieron a la manipulación del terrorismo para lanzar las guerras cuyo fin era controlar y conquistar los recursos energéticos de Irak y Afganistán", agregó.