La Habana. Cuba criticó el sábado a enviados de Estados Unidos por reunirse con disidentes en el marco de una ronda de conversaciones migratorias en La Habana, un incidente que agrega tensión a las relaciones entre ambos países.

Una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores publicada en la portada del diario oficial Granma dijo que después de las conversaciones migratorias los enviados del Departamento de Estado se reunieron con una decena de "mercenarios", como llama el Gobierno cubano a los opositores.

"Con esta conducta ofensiva hacia las autoridades y el pueblo cubano, el Gobierno norteamericano (...) pone de manifiesto su falta de voluntad real para mejorar los vínculos con nuestro país y para dejar atrás las acciones de burda injerencia", dijo la declaración, publicada en la portada del diario oficial Granma.

El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que Estados Unidos está más interesado en destruir el sistema socialista de Cuba, que en solucionar problemas bilaterales como la inmigración.

Las relaciones entre ambos enemigos de la Guerra Fría se tensaron tras el arresto en diciembre pasado de un contratista estadounidense al que el presidente Raúl Castro acusó de distribuir equipos ilegales de comunicación satelital a disidentes.

Cuba no dijo si el incidente afectaría las conversaciones migratorias, reanudadas en julio pasado tras un paréntesis de seis años como parte del tímido reacercamiento entre los enemigos de la Guerra Fría.