La Habana. Al menos 126 disidentes, entre ellos la bloguera Yoani Sánchez, fueron detenidos la semana pasada en la isla en medio de una "oleada represiva" del gobierno tras la muerte del opositor Orlando Zapata, dijo un grupo de derechos humanos.

Zapata, un plomero de 42 años, falleció el martes pasado luego de una huelga de hambre de 85 días para reclamar mejores condiciones y fue sepultado el jueves en medio de fuertes críticas de Estados Unidos, la Unión Europea e incluso aliados como España.

"El gobierno ha acudido a esta oleada represiva para neutralizar las expresiones de condena y rechazo al hecho de que ha dejado morir a Orlando Zapata", dijo por teléfono Elizardo Sánchez, portavoz de la ilegal pero tolerada Comisión Cubana de Derechos Humanos.

Sánchez dijo antes en un comunicado que los disidentes fueron liberados en menos de 24 horas o al cabo de varios días, "excepto Isael Poveda, que fue internado en una prisión de alta seguridad" en Guantánamo, a unos 900 kilómetros al este de La Habana.

Los opositores han culpado al gobierno por el deceso.

El gobierno cubano contestó con un reporte en la televisión estatal que mostraba a médicos trabajando para salvar la vida de Zapata y recibiendo las gracias de su madre, Reina Tamayo, que poco después acusó a las autoridades de matar a su hijo.

El reporte incluyó lo que se dijo era una conversación telefónica grabada entre un cubano disidente y un activista anti castrista en Miami, sobre el débil estado de Zapata y la necesidad de su madre de celebrar una conferencia de prensa.

Las autoridades cubanas consideran a Sánchez y otros disidentes que trabajan como mercenarios al servicio de Estados Unidos, su principal enemigo ideológico, para socavar el sistema socialista.

Yoani Sánchez, de 34 años, confirmó en Twitter que había sido detenida para impedírsele llegar a firmar el libro de condolencias abierto por la muerte de Zapata. "Fue detenida y tratada brutalmente", dijo el portavoz de Sánchez.

En noviembre, la bloguera cubana aseguró que había sido detenida en la calle cuando se dirigía hacia una manifestación contra la violencia en La Habana.

Su blog, que frecuentemente critica al gobierno, ha ganado varios premios internacionales, algunos de ellos en Estados Unidos y España, pero es poco conocido en el país debido a que el acceso a internet es limitado.

El viernes, la Comisión Cubana de Derechos Humanos reportó que cinco personas, entre ellas cuatro detenidos, habían lanzado huelgas de hambre para protestar por la muerte de Zapata.

Pero el lunes Sánchez dijo que dos de los detenidos habían sido convencidos por familiares para que volvieran a comer.

El huelguista que no está detenido, Guillermo Fariñas, estaba empeorando rápidamente porque no estaba comiendo ni aceptando líquidos, dijo Sánchez.

Cuba salió al paso el sábado a las duras críticas de Estados Unidos y otras naciones europeas tras la muerte de Zapata.

El diario Granma, del gobernante Partido Comunista, describió a Zapata como un preso común que había sido juzgado por varias causas, entre las que mencionó estafa, violaciones, lesiones graves, tenencia de arma blanca, alteración del orden, desacato y desórdenes públicos en 1988, 1993, 2000, 2002 y 2003.

Grupos de derechos humanos estiman que en la isla hay unos 200 presos políticos.