La Habana. Un contratista del gobierno estadounidense detenido el mes pasado en Cuba por repartir teléfonos satelitales a opositores está "bajo investigación", dijo el presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón.

El funcionario no aclaró si Cuba procesaría al contratista, cuyas actividades en Cuba fueron descritas por el presidente Raúl Castro como una muestra de que Barack Obama mantiene la hostilidad de Estados Unidos contra la isla.

"Este es un señor contratado por una empresa que contrata para los servicios secretos norteamericanos y que es objeto de investigación", dijo Alarcón a periodistas.

La detención del subcontratista de la empresa Development Alternatives Inc. podría entorpecer los tímidos esfuerzos de Obama por mejorar las relaciones de Cuba y Estados Unidos, enemigos ideológicos desde hace casi medio siglo.

Castro ha dicho que el estadounidense detenido abastecía a disidentes cubanos de "sofisticados medios de comunicación vía satélite"

Los teléfonos satelitales que permiten transmitir voz y datos por fuera de las redes controladas por el Estado están prohibidos en Cuba.

El detenido no ha sido identificado, pero diplomáticos de Estados Unidos en Cuba fueron autorizados a fines de diciembre a visitarlo en el lugar donde se encuentra.

"Les puedo asegurar que está mucho mejor, pero mucho mejor que las víctimas de esos contratistas en todo en mundo", dijo Alarcón.

Cuba ha dado crecientes muestras de enojo con el gobierno de Obama, cuya elección había saludado con prudencia.

El último episodio ocurrió el martes, cuando Cuba protestó por su inclusión en una lista de países cuyos viajeros tienen que someterse a controles especiales de seguridad cuando vuelan a Estados Unidos.

El Departamento de Estado de Estados Unidos no entregó detalles sobre el caso, citando preocupaciones sobre privacidad.

Pero Virginia Staab, una portavoz del Departamento de Estado, dijo en un correo electrónico: "El Gobierno cubano ha caracterizado de forma equivocada los programas estadounidenses de democracia para Cuba y a las organizaciones que trabajan para implementar esos programas".

"Esos programas están diseñados para promover un mayor respeto a las libertades fundamentales en Cuba", agregó.