La Habana. El gobierno de Raúl Castro condenó este viernes la "arbitraria" inclusión de Cuba en una lista de naciones cuyos viajeros con destino a Estados Unidos deben pasar por controles más estrictos de seguridad.

Las nuevas medidas de seguridad que aplica Washington a 14 países, incluido Cuba, piden la inspección de equipaje y el control manual de pasajeros con destino a Estados Unidos, según un comunicado de la cancillería publicado en la prensa oficial.

Del total de países afectados, cuatro fueron considerados como "patrocinadores del terrorismo": Cuba, Irán, Sudán y Siria. Las otras naciones son Afganistán, Arabia Saudita, Argelia, Irak, Líbano, Libia, Nigeria, Pakistán, Somalia y Yemen.

"El gobierno cubano, con toda su moral y dignidad, condena la inclusión arbitraria de Cuba en la lista de 14 países cuyos ciudadanos serán sometidos a nuevas medidas restrictivas por decisión del gobierno de los Estados Unidos", dijo la declaración oficial.

Washington sostiene que Cuba es un país que apoya actividades terroristas y por tanto sus viajeros en tránsito aéreo deben pasar controles suplementarios.

La Administración de Seguridad del Transporte de Estados Unidos anunció el domingo las medidas, tras el frustrado ataque en Navidad contra un avión de Northwest Airlines, al que un nigeriano intentó hacer explotar cuando se acercaba a Detroit.

Sin embargo, las nuevas revisiones y la inclusión de la isla en la lista de naciones que supuestamente apoyan el terrorismo ha enojado fuertemente al régimen de la isla, que convocó esta semana al máximo diplomático de Washington en La Habana.

"El gobierno cubano demanda también la inmediata exclusión de Cuba de la lista de 'Estados patrocinadores del terrorismo internacional', por constituir una designación injusta, arbitraria, y políticamente motivada", señaló el texto publicado en Granma, diario del gobernante Partido Comunista.

El gobierno de Ronald Reagan incorporó en 1982 a Cuba en la lista anual del Departamento de Estado de Estados Unidos de países que patrocinan el terrorismo internacional.

El 30 de abril del pasado año, el presidente Barack Obama ratificó la "absurda presencia de Cuba en esa lista", dijo La Habana.

Las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, enemigos ideológicos desde la Revolución Cubana de 1959, se suavizaron ligeramente luego de que Obama asumió en enero pasado, pero en las últimas semanas La Habana ha expresado un creciente desagrado con sus políticas.