La Paz, Xinhua. El espionaje, la ofensiva militar y política de Estados Unidos en Latinoamérica y el peligro de Europa de expandirse a otros continentes, a través de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), serán los temas centrales de la Cumbre Antiimperialista y Anticapitalista de los Pueblos, que se iniciará mañana en Bolivia.

El evento será ianugurado este miércoles en la ciudad de Cochabamba, al centro de Bolivia, y se extenderá hasta el viernes 2 de agosto, donde se espera la asistencia de más de 1.200 delegados de movimientos sociales de diferentes partes del mundo.

El dirigente de la Coordinadora Nacional para el Cambio (Conalcam), Rodolfo Machaca, confirmó a Xinhua la presencia de al menos 1.200 representantes titulares de sectores sociales, entre nacionales y extranjeros.

Recordó que el pasado 17 de julio, las cinco organizaciones que conforman el Pacto de Unidad en el país andino decidieron organizar una cumbre antiimperialista y anticapitalista, en defensa de la soberanía y los derechos de los pueblos.

Durante el encuentro se activarán cinco mesas de trabajo: Soberanía Política, con el debate del peligro de la OTAN para América Latina; Soberanía Económica, con el tema de la nueva estrategia neoliberal de la Alianza del Pacífico; Soberanía Territorial, con la cuestión de la descolonización y el antiimperialismo.

El dirigente de la Coordinadora Nacional para el Cambio (Conalcam), Rodolfo Machaca, la ofensiva política, espionaje, militar y económico de Estados Unidos en la región y la pretensión de la OTAN de expandirse a otros continentes para defender intereses de grupos de poder, serán sin duda los más debatidos y lógicamente son centrales en la cumbre.

Además de la mesa Tratados y Convenios Internacionales sobre derechos humanos; y Espionaje imperialista para dominar a los pueblos.

Según Machaca, la ofensiva política, espionaje, militar y económico de Estados Unidos en la región y la pretensión de la OTAN de expandirse a otros continentes para defender intereses de grupos de poder, serán sin duda los más debatidos y lógicamente son centrales en la cumbre.

Ofensiva de la OTAN y EE.UU. Según el análisis de Machaca, la OTAN (alianza militar intergubernamental basada en el Tratado del Atlántico Norte del 4 abril de 1949), con la anuencia de Estados Unidos, "se expande peligrosamente no sólo en América Latina, sino en Asia y Africa, para favorecer a los grupos de poder".

El presidente Evo Morales rechazó en junio pasado el acuerdo de la OTAN y el gobierno colombiano, por considerar una "amenaza" la presencia de ese organismo europeo en América Latina.

Por su parte, el viceministro de Coordinación con Movimientos Sociales, Alfredo Rada, dijo que otra acometida de Estados Unidos es su política contra "los procesos de liberación de los pueblos".

Para la autoridad boliviana, el golpe de Estado en Honduras contra Manuel Zelaya, en julio de 2009, da inicio a esa ofensiva política en América Latina contra los gobiernos progresistas.

A tres años de ese hecho, con el aval de Estados Unidos y "casi con el mismo método, derrocan a Fernando Lugo, en Paraguay", agregó.

No obstante, Rada ve que esa ofensiva no sólo es política, sino económica, a través de la constitución de la Alianza del Pacífico entre México, Chile, Perú y Colombia, creada el 11 de julio de este año.

Espionaje y atantado a Morales. La cumbre antiimperialista también prevé analizar el espionaje internacional que opera Estados Unidos y el incidente aéreo vivido en Europa por el presidente Evo Morales.

El dirigente Rodolfo Machaca dijo que sin duda estará presente el debate del espionaje que lleva a cabo Estados Unidos, además de analizar cómo pueden defenderse los países "ante los ataques del imperialismo".

Anticipó que sin duda se hablará sobre el incidente vivido por el presidente Evo Morales el pasado 2 de julio, cuando Italia, Francia, España y Portugal le negaron el permiso para sobrevolar su territorio, cuando retornaba desde Moscú, ante la sospecha de que el ex técnico estadounidense Edward Snowden viajara a bordo del avión.

Bolivia, Nicaragua y Venezuela, socios en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), ofrecieron acoger a Snowden, quien reveló una red de espionaje de Estados Unidos en diversos países, por lo que es buscado por la justicia estadounidense.

Snowden, quien se encuentra desde el 23 de junio pasado en la zona de tránsito del aeropuerto moscovita de Sheremétievo y solicitó asilo temporal en Rusia, aseguró que si regresa a Estados Unidos podría enfrentar la pena de muerte.

Por otra parte, Ecuador acoge en su embajada en Londres al fundador y director de WikiLeaks, Julian Assange, también requerido por Estados Unidos tras divulgar miles de documentos clasificados.

Cuestionamientos. Esta cumbre de movimientos sociales provocó algunos cuestionamientos de la oposición boliviana, la cual considera que es una campaña política a favor del presidente Evo Morales.

La diputada opositora Norma Piérola manifestó que sólo los sectores sociales afines al partido oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) estarán presentes en la cumbre antiimperialista.

Por su parte, el diputado oficialista Galo Bonifaz rechazó esa aseveración y dijo que oponerse a la cumbre es un acto "contra Bolivia. No considerarse en este escenario mundial es simplemente no querer al país".

El diputado gobiernista, Adrián Santiváñez, anticipó la participación de casi todos los sectores sociales del país, además de representaciones de más de 15 países.

"Todas las organizaciones sociales van a estar ahí, para que todas vayamos peleando contra el capitalismo y el colonialismo", agregó.

Respecto a las decisiones que se tomen en la cumbre, el diputado Santiváñez aseguró que estas resoluciones tendrán que ser socializadas en cada país.