Guayaquil, Ecuador, EFE. La Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América (ALBA) inició este martes su XII cumbre con un mensaje del presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien recordó al fallecido mandatario venezolano, Hugo Chávez, uno de los principales impulsores del organismo.

"Está más vivo que nunca, está cantando, como siempre, peleando por todos y cada uno de nosotros", dijo Correa, anfitrión de la cumbre, quien, al recordar a Chávez, ensalzó los logros de la revolución y el "cambio de época" que se vive en Latinoamérica, gracias a los gobiernos bolivarianos.

Para Correa, la región vive "un cambio en las relaciones de poder" porque en ella "ya no manda" el capital financiero, las burocracias financieras como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (BM), el poder mediático o los países hegemónicos.

"En los países del ALBA mandan nuestros pueblos, existe soberanía popular", dijo Correa, quien advirtió a los presentes sobre un "imperialismo" que ya no se manifiesta por medio de "bombas, misiles, ni botas invasoras", sino por medio "del capital, de los dólares".

El gobernante dio la bienvenida a los presidentes y delegaciones de los países miembros de la ALBA, bloque formado por Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Nicaragua, San Vicente y Granadinas y Venezuela, así como Ecuador, anfitrión del evento.

A ellos se han sumado, como países invitados, Argentina, Haití, Santa Lucía y Uruguay.

La reunión versará sobre el fortalecimiento institucional del ALBA-TCP (Tratado de Comercio de los Pueblos) y acerca del uso generalizado del Sistema Unitario de Compensación Regional (SUCRE), un mecanismo para el ajuste interno de monedas en los intercambios comerciales de varios países de la región.

También se hablará sobre el Fondo Común de Reservas ALBA-TCP y el incremento de los Programas y Misiones Sociales, según la Cancillería ecuatoriana.

En la apertura de la cumbre, Correa también envió un "abrazo solidario" a la familia del futbolista ecuatoriano Cristian Benítez, "un deportista muy querido" fallecido en Catar.

"Chucho" Benítez era un goleador de la selección ecuatoriana de fútbol y del campeonato mexicano y recientemente había sido contratado por una suma multimillonaria por un club catarí, recordó Correa, quien lamento su muerte, "de forma absolutamente inesperada".

El mandatario indicó que se esperan los resultados de la autopsia al cadáver de Benítez y envió un mensaje de respaldo "a su joven esposa, quien se encuentra sola en un país tan lejano".