Managua. El presidente de Nicaragua, el izquierdista Daniel Ortega, emitió un decreto este sábado que extiende el mandato de funcionarios electorales que respaldan su intento por reelegirse en el 2011, en una jugada que sus detractores dicen que excede sus poderes.

El Congreso de Nicaragua es el encargado de designar a los funcionarios electorales, pero los legisladores -divididos entre los partidarios de Ortega y la derecha opositora, no han logrado un acuerdo sobre si debe o no cambiarlos.

"Para evitar un vacío de poder se ratifican y prorrogan en sus cargos, hasta tanto la Asamblea Nacional no nombre a nuevos funcionarios o ratifique a los actuales", dijo Ortega en un evento.

En octubre, la Sala Constitucional de la Corte Suprema dijo que Ortega -un ex guerrillero enfrentado contra Estados Unidos- podría reelegirse, lo que fue respaldado de inmediato por las autoridades electorales.

El Departamento de Estado estadounidense manifestó que la decisión de la corte amenazaba el orden democrático, mientras que los legisladores de la derecha nicaragüense están buscando revertir el fallo en el Congreso.

Además se espera que la oposición rechace el decreto de Ortega por usurpar funciones legislativas.

Ortega gobernó al país por primera vez en la década de 1980, con el apoyo de Cuba y la desaparecida Unión Soviética, pero en 1990 perdió el poder en las urnas y la oposición prohibió la reelección consecutiva.

El ex guerrillero sandinista, aliado cercano del presidente venezolano Hugo Chávez, regresó a la presidencia en el 2007.