Quito, Andes. La empresa inglesa Surveillance Limited facilitó el espionaje en la embajada de Ecuador en Londres a través de un dispositivo colocado en una cajetilla eléctrica (toma de corriente). Así lo reveló el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño durante una rueda de prensa.

“A partir de informaciones reveladas, tenemos fundadas sospechas de que las escuchas fueron hechas por la empresa Survilance Limited, que es una empresa de espionaje cuyas oficinas están en el Reino Unido”, dijo el Canciller.

El diplomático dijo que el dispositivo fue detectado en el despacho de la embajadora dos días antes de que él llegara a Londres en visita a Julian Assange, es decir el 14 de junio. “Había estado funcionando durante algunas semanas. Estaba ubicado dentro de una caja de luz. Nuestro personal hizo una serie de pruebas (…) se tomaron algunas precauciones y se detectó ese dispositivo GSM camuflado en una cajetilla eléctrica. Estaba colocado en una pared y parcialmente oculto por una librería. Estaba operativo y activado. Tenía una batería, una tarjeta SIM de una empresa puntera en el país”, comentó.

“Según el canciller, el dispositivo tenía una tarjeta SIM para que se realice la llamada y este dispositivo emita el sonido en tiempo real independiente de la distancia y del receptor”, aseguró.

“Pediremos ayuda al gobierno británico para llegar a detectar quiénes hicieron este espionaje en nuestra embajada”, dijo.

La empresa referida por Patiño, según su propio sitio web, se especializa en todos los aspectos de la vigilancia encubierta, proporcionando inteligencia, pruebas y seguridad a los clientes privados y corporativos en todo el mundo. La empresa tiene 25 años de experiencia en el ámbito del espionaje. "Estamos acostumbrados a trabajar en ambientes hostiles, obtener y recopilar datos de inteligencia y la presentación de pruebas en la corte", dice su página.

La víspera, el canciller había denunciado que se encontró un micrófono oculto en la Embajada del país andino en Londres. “Estamos infiltrados por todos lados”, dijo el canciller en una rueda de prensa otorgada en Quito en la que explicó que el micrófono no necesariamente tiene que ver con los planes de espionaje masivo que han sido denunciados por el exagente Edward Snowden.