Los desórdenes se produjeron al término de la manifestación convocada por la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) en el cementerio general de Santiago de Chile, a la que concurrieron unas 30.000 personas, según estimaciones policiales reproducidas por la agencia de noticias DPA.

La marcha, que se prolongó por unas tres horas desde el centro de Santiago hasta el camposanto, se realizaba de forma pacífica hasta que sujetos encapuchados que participaban de la manifestación levantaron barricadas, atacaron algunos negocios y se enfrentaron con los carabineros, la policía militarizada chilena.

En la refriega, que siguió hasta el interior mismo del cementerio, 31 personas fueron detenidas y cinco carabineros resultaron lesionados, informó la policía, que utilizó carros lanza-aguas y gases para dispersar a los agitadores.

Hasta los incidentes, los miles de manifestantes habían arribado hasta la necrópolis donde se encuentra el Memorial del Detenido Desaparecido y Ejecutado Político portando banderas partidarias y pancartas con leyendas de "Nunca Más" y "No a la Impunidad", entre otras.

Además, muchos traían retratos de Allende y de los más de mil detenidos desaparecidos, cuyos paraderos se desconocen aún después de 40 años del golpe militar.

El acto principal se realizó en el Memorial, construido en mármol, que fue inaugurado en 1994, cuatro años después del término de la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990) y en el que están grabados los nombres de las víctimas.

Los actos conmemorativos del 40 aniversario del golpe militar continuarán hoy con una ceremonia que encabezará el presidente conservador Sebastián Piñera en La Moneda, la sede gubernamental, que fue bombardeada por los militares durante el golpe, con el presidente Allende y sus más cercanos colaboradores en el interior.

Paralelamente, la oposición, que lidera la expresidenta socialista Michelle Bachelet (2006-2010), que aspira a un nuevo periodo presidencial, realizará un recuerdo de los caídos en el Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos en la capital chilena.

En tanto, el próximo miércoles, el mismo día del aniversario de los 40 años del golpe, adherentes del presidente Allende realizarán una romería hasta la emblemática puerta de la calle Morandé número 80, a un costado de La Moneda, por donde entraban y salían los presidentes de Chile.

Tras el golpe, aquella entrada fue clausurada y sellada con cemento por el régimen militar, aunque reabierta años más tarde, en plena democracia, bajo el gobierno del presidente socialista Ricardo Lagos (2000-2006).