El congreso estadounidense estudia la posibilidad de suspender la ayuda militar y policial a Honduras, si es que el país centroamericano no mejora la situación de Derechos Humanos, informó la directora para Latinoamérica de Freedom House, Viviana Giacaman.

Giacaman, quien participó este jueves de una audiencia del comité de DD.HH. del congreso estadounidense para analizar la situación de Honduras y entregar un análisis de los altos índices de violencia existentes y de corrupción policial, entre otros flagelos, afirmó a AmericaEconomia.com que la situación de DD.HH. "no es solamente mala, sino grave", debido a la ola de violencia generalizada que hay en ese país, aspecto que causa inquietud en Washington.

La titular de Freedom House, sin embargo, dijo que pese al estado de la situación, considera que no es una buena idea realizar una suspensión de cooperación militar a todo evento, y que la medida debiera aplicarse con ciertas condiciones.

- ¿Por qué?

- Existe el temor de que se pueda perder a un aliado cercano en términos políticos y de lucha contra el narcotráfico, y también se discute si la medida tendría efectividad y un efecto -negativo- en la situación de derechos humanos.

- ¿Cuáles serían las condiciones para llegar a una suspensión?

- Se puede suspender con ciertas condicionalidades, por ejemplo, que no se aplique una efectiva depuración de la fuerza policial. Ya se realizó una, pero con resultados bastante cuestionables, en que finalmente sólo 7 policías fueron apartados. Entonces, podrías aplicar una suspensión concreta de cooperación en el campo militar y policial, en caso que no se realice una depuración de la policía que comience desde los altos mandos de la institución.

Otro factor a considerar sería un efectivo juzgamiento de los responsables en casos de corrupción y violación de DD.HH., como por ejemplo, el asesinato a sangre fría de una jueza esta semana en el norte de ese país.

Pensamos que este es el minuto político para aplicar dichas medidas, ya que el ejecutivo hondureño acaba de mandar su propuesta presupuestaria al Congreso, y en estas semanas comienzan las discusiones, que pueden influir en las decisiones finales.

2977

- Usted asistió a la sesión pública del comité del Congreso para analizar la situación de los DD.HH. en Honduras, ¿cuáles fueron sus principales recomendaciones?

- La situación en Honduras se está agravando, existe muchísima vulnerabilidad para los periodistas y no hay mecanismos de protección, lo que redunda en una completa indefensión. Una recomendación concreta, fue que en la ayuda que el gobierno estadounidense aporta a Honduras, le asignara específicamente a un mecanismo nacional de protección, a favor de grupos vulnerables, como lo son periodistas, magistrados, fiscales, organizaciones de minorías sexuales, etc.

En Colombia existe un mecanismo similar desde hace 10 años, en México desde hace 3, y básicamente consiste en que el Estado tiene la obligación de proteger a los ciudadanos, aún cuando sean funcionarios estatales quienes cometan los crímenes, y por tanto, el programa fija mecanismos en los que se pueden establecer alertas tempranas y prevenir y proteger ataques contra periodistas que corran riesgos, como sucede en Honduras.

La segunda recomendaciónes que hayan más pronunciamientos del gobierno y Congreso de Estados Unidos sobre la violencia en Honduras, por la influencia que tiene Washington en ese país. 

Cuando hay pronunciamientos públicos y en la dirección de cuestionar y críticar, las instituciones hondureñas responden y con prontitud, a través de inicios de procesos de investigaciones que impliquen eventualmente remociones, por ejemplo.

La voz de Estados Unidos tiene un peso muy específico en ese país. Es preocupante el silencio de Washington.

Deterioro de la libertad de expresión. Freedom House analiza anualmente el ambiente político, legal y económico que facilita el desarrollo de la prensa libre. "Nuestras mediciones muestran que Latinaomérica es la zona del mundo en que la libertad de prensa se está deteriorando más rápidamente en el mundo". En ese marco, "desde 2009, Honduras, según nuestras mediciones, es el noveno país a nivel mundial en que se deteriora con mayor rapidez la libertad de prensa".

2978

- ¿Qué responsabilidad tiene en este proceso el gobierno de Porfitio Lobos?

- Es una argumentación difícil de realizar, porque no hay investigaciones sobre los crímenes, por tanto uno no sabe quiénes son los responsables y el tema no es blanco o negro: no es una dictadura, o régimen autoritario o una directiva vertical para callar voces disidentes, es una situación con muchos factores, en los que está la violencia, la presencia fuerte del narcotráfico, que permea a la policía, y al sistema judicial, entonces, hay una combinación de factores. Lo que sí destacaría, es que independientemente de la existencia de uno o más factores, siempre se llega a esa escandalosa impunidad imperante, porque si no existiera esa escandalosa impunidad, habría un desincentivo para concretar crímenes, pero la realidad es otra, con un país que tiene la ciudad más violenta del mundo.

- La reforma a la ley de medios que impulsó el gobierno de Lobos, generó bastantes suspicacias por la experiencias en otros países como Ecuador y Venezuela. ¿Comparte esas reservas?

- El problema es que lo que puede ocurrir en Honduras, es parecido a lo que sucede en Ecuador, es decir, que el control de las frecuencias de canales y radiotransmisoras quede en 33% del estado, el 33% en manos de privados y el tercio restante, en manos de radios comunitarias o canales dependientes, que en la práctica, sobreviven con financiamiento de publicidad gubernamental, lo que significa que dos tercios del espectro radioeléctrico queda en manos del Estado y eso es peligroso, independiente de si el gobierno es de izquierda o derecha.

- ¿Lo qué sucede en términos de libertad de información en Honduras, es lo prioritario para Freedom House en este minuto?
- Al igual que la opinión de otras organizaciones de DD.HH., como Human Rights Watch, Honduras está dentro de los cuatro países en la región en que la situación de libertad de expresión es más delicada. Cuba, Honduras, Ecuador y Venezuela son los países en que debemos poner mayor atención, y Argentina comienza a acercarse a este grupo, aunque está bastante más atrás en comparación a la realidad de los cuatro primeros.