Quito, Xinhua. Ecuador se mantendrá en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), órgano de la OEA, pero insistirá en promover más reformas para encarar su misión de defensa de los ciudadanos y no del capital, afirmó este viernes el vicecanciller ecuatoriano Marco Albuja.

"La posición del Ecuador es que la Comisión Interamericana al hacer las últimas reformas avanzó bastante, pero no todo lo que debería avanzar", pero "nos mantenemos" en ese organismo, declaró el diplomático a una emisora local.

Albuja respondió así ante la reciente decisión de Venezuela de abandonar la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, un año después de que el gobierno del entonces presidente Hugo Chávez "fallecido en marzo de cáncer" denunciara la Convención Americana de Derechos Humanos.

Según Caracas, esas instancias "siguen órdenes" del "imperio" y se han prestado a "perseguir a gobiernos progresistas".

El vicecanciller ecuatoriano sostuvo que "esa ha sido una posición soberana (de Venezuela) de actuar así", pero coincidió en que la CIDH se ha desviado de su función.

"Nosotros creemos que abandonó su brújula, no realiza el mandato principal de los países que es la promoción de los derechos humanos y se convirtió en un fiscal de los Estados, la Corte está haciendo el papel de juez", aseveró.

Destacó que aunque en marzo pasado durante una Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA) se aprobó una serie de reformas al reglamento de la CIDH, se dejó abierta la posibilidad de que más reformas se aprueben en un futuro próximo.

En tal sentido, dijo que Ecuador- que promovió junto a otros países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) algunas de las recientes reformas aprobadas- dará la pelea para impulsar nuevos cambios.

"Creemos que hay que dar la pelea desde adentro y vamos a seguir pidiendo reformas, la expectativa es mil veces grande", apuntó.

En su opinión "todavía hay mucho que reformar para que responda al derecho de los ciudadanos, no de los Estados; los ciudadanos están desprotegidos en tanto en cuanto la CIDH da prevalencia al reclamo de los dueños de las empresas y del capital", reflexionó el diplomático.

El acuerdo aprobado en la Asamblea de la OEA de marzo pasado dejó sin tocar las medidas cautelares emitidas por la CIDH, la forma de su financiamiento, y el funcionamiento de las relatorías de ese órgano, temas en los que Ecuador y otros países de la ALBA reclamaban cambios.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa, duro crítico de la CIDH, ha sido uno de los que ha venido promoviendo las reformas a ese órgano como eliminar la potestad para emitir medidas cautelares, usadas para la protección de ciudadanos frente a supuestos abusos del Estado.

La propuesta la lanzó el mandatario luego de que el año pasado la CIDH ordenó medidas cautelares para proteger al diario local "El Universo", al que Correa demandópor injurias.

El juicio terminó con una sentencia que condenó a tres años de cárcel y al pago de US$40 millones contra tres directivos y un ex editor del rotativo, fallo que luego el gobernante pidió anular.

"Es imprescindible transformar el sistema interamericano de derechos humanos y tengan la seguridad de que lucharemos por que sus organismos protejan los derechos de los ciudadanos de nuestra América, sin sucumbir a los intereses y visiones extrañas a su función y a presiones de cualquier naturaleza", ha dicho el mandatario ecuatoriano.