El canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, y su homólogo británico, William Hague, no lograron avances sobre el caso del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien mañana cumple un año en la Embajada ecuatoriana en Londres y está preparado para quedarse “por lo menos cinco”.

Solo están de acuerdo en crear una comisión de juristas de ambas cancillerías que se reunirán “en las próximas semanas o meses” para tratar de encontrar una salida al “conflicto jurídico”, anunció Patiño tras la cita que duró 45 minutos.

“Ya que no encontramos otra respuesta del gobierno británico más que la misma desde el primer día, en el sentido de que tiene obligación de cumplir con la normativa europea de detención y extradición, le hemos planteado varias alternativas y, lastimosamente, ninguna de ellas ha sigo acogida hasta ahora”, reconoció Patiño.

Por ello, “para tratar de destrabar el tema”, se planteó formar esa comisión.

Aunque Hague no ofreció rueda de prensa, la Cancillería británica confirmó en un comunicado que no hubo “avances”, pero que estuvieron de acuerdo en “mantener los canales de comunicación abiertos”.

Ecuador concedió asilo político a Assange el 16 de agosto del 2012, dos meses después de que el australiano se refugiara en la legación para evitar su extradición a Suecia, país que lo reclama por presuntos delitos sexuales que él niega.

Assange teme que una vez en Suecia sea trasladado a EE.UU., donde podría ser condenado a pena de muerte o cadena perpetua por haber revelado documentos confidenciales militares y diplomáticos de ese país a través de WikiLeaks.

A pesar de su condición de asilado, el Reino Unido se ha negado hasta ahora a otorgarle un salvoconducto que le permitiría salir libremente del país, y ha anunciado que le detendrá en cuanto ponga un pie fuera de la embajada.

Patiño insistió en que el gobierno continúa apostando por el momento por la solución diplomática a la situación.

“Creemos que existen condiciones, existe la legislación, existen las convenciones internacionales que le permiten perfectamente, legalmente, sin violar ninguna legislación internacional, al gobierno británico conceder el salvoconducto”, afirmó el canciller, quien entregó a Hague un documento con sus argumentos.

La víspera visitó a Assange, con quien estuvo trabajando hasta las 04:30 (hora local).

El propio Assange, según Patiño, es “escéptico” respecto a la posibilidad de que se pueda lograr pronto una solución. “Me ha dicho que tiene suficiente fuerza para sostenerse por lo menos cinco años en nuestra embajada si es que no recibe el salvoconducto”, y él lo considera preferible a enfrentarse al sistema judicial estadounidense, afirmó Patiño.

Apertura a ex de la CIA

Si el exagente de la CIA Edward Snowden –quien reveló programas de vigilancia masiva de las comunicaciones en EE.UU.– “quiere solicitar asilo al gobierno ecuatoriano, lo puede hacer y nosotros, por supuesto, lo analizaremos", dijo el canciller Ricardo Patiño, recogió la agencia de noticias AFP.

El diplomático aseguró, desde Londres, que si Snowden siguiera los pasos del ex hacker australiano y pidiera asilo a Ecuador, se examinaría su solicitud “responsablemente, como hicimos también en el caso del señor Assange”.

Assange, de 41 años, aconsejó recientemente a Snowden, a quien ha calificado de “héroe”, que se refugiara en Rusia o en América de Sur, según una entrevista con la cadena rusa RT.

Snowden, de 29 años, quien también trabajó para la poderosa agencia estadounidense de espionaje NSA, reveló este mes ser la fuente de las filtraciones sobre el programa secreto de vigilancia electrónica.

Una investigación fue abierta en su contra en su país de origen.