Tegucigalpa. Estados Unidos valoró la decisión del gobernante de facto de Honduras, Roberto Micheletti, de finalizar anticipadamente sus labores presidenciales para facilitar la asunción del mandatario electo, Porfirio Lobo.

El portavoz del Departamento de Estados de Washington, Philip Crowley, dijo que la medida es "un paso positivo que hará avanzar el proceso de una reconciliación nacional", tras la crisis política generada por el golpe de Estado contra Manuel Zelaya, el 28 de junio de 2009.

Micheletti anunció este jueves su decisión de  suspender sus funciones presidenciales, por lo que no participará en ningún acto público a partir de este viernes, aunque aclaró que la medida no implicaba que renunciara al cargo.

Según consigna El Heraldo, Crowley subrayó aún "queda trabajo por hacer para restablecer el orden democrático y constitucional en Honduras", aunque aclaró que "esperamos trabajar con el gobierno del presidente electo Lobo".

Salvoconducto. Lobo prometió que tras asumir, el próximo 27 de enero, entregará un salvoconducto a Zelaya para que abandone el país rumbo a República Dominicana.

 Sin embargo, el comisionado nacional de los Derechos Humanos (Conapeh), Ramón Custodio, advirtió que  el anuncio de Lobo no tiene ninguna validez legal, señala La Prensa de Honduras. 

“La impunidad, de cualquiera que sea, es parte de la corrupción de este país y si vamos a practicar impunidad por decisiones políticas que contravengan la institucionalidad del Estado, andamos muy mal”, dijo el funcionario.

Zelaya fue acusado de haber violado la Constitución, al intentar promover un referendo que para permitir su reelección, pese a que la realización de la consulta había sido desautorizada por otros organismos del Estado.

Lea además:

Micheletti deja labores presidenciales a cinco días de asunción de Lobo