Washington. El gobierno estadounidense instó el domingo al Congreso a que apruebe rápidamente una reforma al sistema de salud, aunque un líder demócrata dijo que aún no tenían los votos para aprobar el plan.

Mientras la secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, instó al Congreso a "terminar la tarea", un legislador prominente dijo que aún había trabajo por hacer.

"Creo que será aprobada. ¿Tenemos los (votos) necesarios asegurados? No, porque la gente todavía está revisando algunos de los cambios que le hicimos a la ley", dijo el representante demócrata Chris Van Hollen en el programa de CNN "State of the Union".

El presidente Barack Obama y los demócratas están impulsando un último intento por aprobar la reforma, que implicaría una reformulación de una industria de 2,5 billones de dólares, a través de recortes de gastos, una mayor regulación de las aseguradoras y de la expansión de la cobertura a decenas de millones de estadounidenses.

Las dos cámaras del Congreso de Estados Unidos aprobaron diferentes versiones de la reforma al sistema de salud. Sin embargo, los esfuerzos por fusionar los diferentes proyectos en uno fracasaron luego de que los demócratas perdieran una mayoría clave en el Senado.

Los demócratas ahora impulsan un procedimiento especial que les permitiría aprobar la ley con una mayoría simple.

"Terminemos la tarea, acabemos con lo que hemos estado hablando en el último año", dijo Sebelius en el programa de ABC "This Week".

Incluso si ningún republicano votara por el proyecto final de ley, la reforma incluiría algunas de sus ideas, como el combate al fraude medicinal, dijo Sebelius.

Ante la férrea unidad opositora de los republicanos, los demócratas no tienen espacio que ceder. La Cámara de Representantes aprobó su ley por apenas tres votos en noviembre, y el proceso implicaría ahora que esos representantes aprobaran el proyecto del Senado antes de la sanción de un paquete separado con arreglos al proyecto.