Washington. El Departamento de Estado estadounidense emitió este lunes una alerta de viaje actualizada para México, agregando a Durango y Coahuila a una lista de estados con áreas a las que insta a sus ciudadanos a evitar debido a un aumento de la violencia.

La decisión fue adoptada después del asesinato de cuatro ciudadanos estadounidenses a fines de 2009 y comienzos de 2010 en la ciudad de Gómez Palacio, en el estado de Durango, dijo el Departamento de Estado.

"Las ciudades de Durango y Gómez Palacio en el estado de Durango, y el área conocida como "La Laguna" en el estado de Coahuila, que incluye a la ciudad de Torreón, experimentaron fuertes incrementos en violencia", indicó la alerta.

Además de Durango y Coahuila, el Departamento de Estado instó a los ciudadanos estadounidenses a posponer visitas en zonas de Chihuahua y Michoacán.

La nueva alerta de viaje reemplazó una que expiró el 20 de febrero. El Departamento de Estado había instado a los estadounidenses a aplazar viajes a Chihuahua y Michoacán en la alerta previa.

Aunque en la alerta anterior no había aconsejado específicamente a los ciudadanos estadounidenses posponer sus viajes a Durango o Coahuila, si había sugerido a la misión estadounidense en México que restringiera sus viajes dentro de ambos estados.

Gran parte del incremento en la violencia está relacionado con el narcotráfico. El aviso dice que los carteles mexicanos libran una violenta lucha por el control de las rutas de tráfico en la frontera entre Estados Unidos y México.

Los choques entre los carteles y las autoridades mexicanas a veces se asemejan "a enfrentamientos de pequeñas unidades, con los carteles empleando armas automáticas y granadas", indicó la alerta.

El aviso citó a Ciudad Juárez -en el estado de Chihuahua-, justo frente al otro lado de la frontera de El Paso -Texas- como un lugar de preocupación especial debido a su alta tasa de asesinatos.

Más de 2.600 personas fueron asesinadas allí en el 2009. La ciudad también registró 16.000 robos de vehículos estacionados y 1.900 robos de autos en movimiento, menciona el documento del Departamento de Estado.

La alerta se da a conocer de cara al comienzo este martes de una reunión de tres días de oficiales de policías de ambos países para discutir maneras de reducir la demanda de droga con el objetivo de recortar el tráfico transfronterizo.

El secretario de Estado adjunto, David Johnson, la secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, y el director Nacional de Políticas de Control de Drogas, Gil Kerlikowske, se encontrarán el martes junto a funcionarios mexicanos.

La primera dama de México, Margarita Zavala, y el embajador mexicano, Arturo Sarukhan, hablarán este miércoles en la conferencia.

Estados Unidos se comprometió en 2007 a brindar por tres años un paquete de asistencia de US$1.100 millones para ayudar a México a luchar contra los carteles de la droga.

Pero los críticos dicen que el arribo de la ayuda ha sido lento y que grandes cantidades están siendo utilizadas en salarios, burocracia y pagos a firmas de seguridad estadounidenses que proveen los equipos.