La Paz, Xinhua. El gobierno de Estados Unidos no tiene la intención de cerrar su embajada en La Paz, declaró este viernes el encargado de Negocios de esa legación diplomática, Larry Memmott.

Memmot dijo que Estados Unidos opta por el camino del diálogo para mejorar las relaciones bilaterales.

"No hay ninguna intención de nuestra parte de cerrar la embajada (en Bolivia), nunca; nosotros creemos y resaltamos lo que dijo el presidente (Evo) Morales el otro día sobre la diplomacia. Tenemos misiones diplomáticas en muchos países que son amigos y aliados y países con los que tenemos diferencias, igual la embajada existe", indicó.

Las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos atraviesan momentos difíciles, pese a la firma de un Convenio Marco que suscribieron ambos países el 7 de noviembre de 2011, que entre otros puntos establecía la restitución de embajadores, la cual hasta la fecha no se ha dado.

Las relaciones entre ambos países se vieron recrudecidas luego de que Bolivia acusó a Estados Unidos de participar en el bloqueo aéreo contra el avión presidencial de Evo Morales el pasado 2 de julio por parte de Francia, España, Portugal e Italia, cuando regresaba a La Paz procedente de Rusia.

El encargado de Negocios de Estados Unidos afirmó que el gobierno de su país tiene el propósito de superar las "tensiones y recuperar la amistad" con el país andino a través de la diplomacia entre ambas naciones.

El diplomático estadounidense comentó a los periodistas que se inició una nueva etapa de conversaciones constantes con la cancillería de Bolivia, aunque admitió que este trabajo será "largo".

Memmott reconoció además que dos de los tres puntos del Acuerdo Marco firmado en Washington el 7 de noviembre de 2011 no se cumplieron, por lo cual se deberá analizar la forma de evaluar la validez del documento, con la posibilidad de añadir otros campos de cooperación en función a las reuniones que se tengan.

"Hay que ver a donde queremos ir, en un momento hemos pensado que estos tres puntos eran las bases para una relación nueva, pero creo que nuestros gobiernos se han echado atrás en dos de estos tres puntos", añadió.

El acuerdo marco comprende 10 artículos, en los cuales se establecen cuatro grandes ámbitos: cooperación de Estado a Estado, lucha contra el narcotráfico, comercio e inversiones, y extradición de personas con temas pendientes en la justicia.

Washington propuso en diciembre de 2012 a Jamen D. Nealon como su nuevo representante, pero el gobierno boliviano congeló el trámite.

El presidente Morales expulsó de Bolivia, en septiembre de 2008, al embajador estadounidense Philip Goldberg, tras acusarlo de conspiración.

Poco después, Washington tomó similar decisión contra el diplomático Gustavo Guzmán.

El gobierno boliviano expulsó del país en noviembre de 2008 a la dirección estadounidense antidrogas (DEA).

Las relaciones bilaterales, en los últimos cinco años, estuvieron marcadas por acusaciones contra la embajada estadounidense por parte de Bolivia de "injerencia y conspiración".

El reciente incidente entra ambos países se dio cuando el gobierno boliviano acusó a Estados Unidos de ser el responsable de bloqueo aéreo que sufrió Morales en Europa, bajo la sospecha de que el ex contratista de inteligencia de Estados Unidos, Edward Snowden, se encontraba a bordo.