Washington. En un hecho inédito, Estados Unidos planea incorporar agentes de inteligencia de su país en las unidades de las Fuerzas Armadas de México para apoyar el combate a los carteles de droga que lleva adelante el gobierno de Felipe Calderón en Ciudad Juárez.

La información la entregó The Washington Post, que explica que el gobierno estadounidense tomó la decisión de colocar agentes y analistas en la frontera para compartir el servicio de inteligencia, debido a que se ha fortalecido el vínculo entre ambos países por la ola de violencia que se presenta en la ciudad fronteriza.

Previamente, las agencias de seguridad de Washington habían rechazado trabajar conjuntamente, bajo el argumento de que el personal mexicano podría ser corrupto o incompetente, o podrían ser blanco de ejecuciones en una ciudad donde el año pasado murieron 2.600 personas, informó Milenio.

La actitud estadounidense hacia el tema ha ido cambiando, producto del apoyo institucional que le ha dado Felipe Calderón a la lucha contra los carteles de droga.

En este contexto, el gobierno de Barack Obama observa como una amenaza directa a su país la violencia que se presenta en México.

Para respaldar la tarea mexicana, se planea un presupuesto de apoyo de US$310 millones para México en 2011.

Dentro del nuevo plan, autoridades de la DEA de Estados Unidos trabajarán en conjunto con federales mexicanos que han sido entrenados por el FBI y por la agencia anti drogas estadounidense.