Washington. Xinhua. El presidente estadounidense, Barack Obama, afirmó este martes en una alocución pronunciada desde la Casa Blanca, que Washington trabajará con Rusia y con otros socios para redactar una resolución de las Naciones Unidas mediante la cual se obligue al gobierno del presidente sirio, Bashar al Assad, a abandonar sus armas químicas.

"He hablado con los líderes de dos de nuestros aliados más cercanos, Francia y Reino Unido, y trabajaremos juntos en consultas con Rusia y China para presentar una resolución al Consejo de Seguridad de la ONU, exigiendo a Al Assad que abandone sus armas químicas con el objetivo final de destruirlas bajo control internacional", dijo el mandatario en su discurso transmitido durante la hora de mayor audiencia de la noche.

Obama reveló que enviará al secretario de Estado, John Kerry, a reunirse con el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, este jueves. Entre tanto, él continuará con sus propias discusiones con el presidente ruso, Vladimir Putin.

En su opinión, aún es temprano para determinar si la propuesta de Rusia funcionará. Obama aprovechó esta oportunidad para prometer que se les dará a los inspectores de la ONU la oportunidad de informar de sus hallazgos con respecto al presunto ataque con armas químicas en Siria.

"Es demasiado temprano para determinar si esta oferta logrará éxito, y cualquier acuerdo debe verificar que el régimen de Al Assad mantiene sus compromisos. Aun así, esta iniciativa tiene el potencial de frenar la amenaza de armas químicas sin el uso de la fuerza, en particular debido a que Rusia es uno de los aliados más acérrimos de Al Assad", acotó.

Obama mencionó que ha pedido al Congreso estadounidense postergar una votación sobre el ataque militar contra Damasco, a fin de dar más tiempo y espacio a la vía diplomática.

Sin embargo, el presidente de EE.UU. reiteró que ha pedido a las fuerzas armadas de su país mantener su actual postura de seguir ejerciendo la presión sobre Al Assad y estar preparadas para actuar en caso de que fracasen los esfuerzos diplomáticos.

Obama puntualizó que "la amenaza creíble por parte de EE.UU. de emprender una acción militar", a la que se sumaron los esfuerzos hechos por Rusia, ha conducido a la reciente evolución positiva.

El mandatario volvió a acusar a las fuerzas de Al Assad de usar armas químicas e indicó que esto "no sólo es una violación del derecho internacional, sino que también representa un peligro a nuestra seguridad".

"Tras deliberaciones cuidadosas, he llegado a la conclusión de que responde a los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos reaccionar al uso de armas químicas del régimen de Al Assad mediante un ataque militar selectivo", dijo Obama al explicar sus planes antes de que Rusia presentara su propuesta

El ministro de Exteriores ruso Lavrov propuso el lunes que Siria "ponga sus armas químicas bajo control internacional para que puedan ser destruidas".

La propuesta rusa recibió una respuesta positiva de Siria. Obama también la acogió con agrado ese mismo día, calificándola de un "acontecimiento potencialmente positivo".