La guerra civil y el caos han convertido a Yemen, el estado más pobre del mundo árabe, en una base de Al Qaeda, afirman responsables estadounidenses, mientras que el grupo militante islamista al Shabaab -inspirado en la red islámica- ha tomado el control de grandes áreas del sur y el centro de la cercana Somalia.

Washington y Londres han acordado intensificar el trabajo conjunto para luchar contra "la amenaza terrorista emergente" en Yemen y Somalia, dijo la oficina del primer ministro británico, Gordon Brown.

"Entre las iniciativas que el primer ministro ha acordado con el presidente (Barack) Obama está un fondo británico-estadounidense para la creación de una unidad policial especial antiterrorista en Yemen", agregó.

Reino Unido y Estados Unidos cooperarán además en respaldar a la guardia costera de Yemen, dijo la oficina de Brown.

La atención internacional se ha centrado en Yemen tras el fallido atentado del día de Navidad en un avión estadounidense.

Umar Faruk Abdulmutalab, un nigeriano de 23 años de edad que dijo a investigadores estadounidenses que fue entrenado por Al Qaeda en Yemen, está acusado de haber intentado hacer explotar un avión de pasajeros estadounidense cuando se acercaba a Detroit.

Más fuerzas de paz en Somalía. Brown y Obama coincidieron en la necesidad de que Somalia tenga una fuerza de paz de mayor tamaño y respaldarán la cuestión en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, dijo la oficina de Brown.

El Gobierno somalí y la Unión Africana (UA) han pedido a Naciones Unidas que envíen una fuerza de paz mayor que pueda apoyar a los 5.200 efectivos de la UA de Uganda y Burundi, que han dicho que son incapaces de estabilizar Somalia.

Obama dijo el viernes que ahora su prioridad era fortalecer la alianza de Estados Unidos con el Gobierno yemení, "entrenando y equipando sus fuerzas de seguridad, compartiendo inteligencia y trabajando con ellos para derrotar a los terroristas de Al Qaeda".

Brown ordenó una revisión de la seguridad de los aeropuertos británicos y ha invitado a socios internacionales claves a una cumbre en Londres el 28 de enero para discutir fórmulas para combatir la radicalización en Yemen.

El ministro de Asuntos Exteriores de Yemen, Abubakr al-Qirbi, ha dicho que podría haber hasta 300 militantes de Al Qaeda en el país, algunos de los cuales podrían estar planeando atentados contra objetivos de Occidente. Qirbi ha pedido más ayuda de otros países para combatir el terrorismo.

Brown quiere que los ministros de Exteriores de la Unión Europea aborden los temas de Yemen y Somalia en su próximo encuentro a finales de enero y tratará la cuestión también con otros líderes de la UE en la próxima cumbre europea, dijo su oficina.

Brown ha convocado una reunión especial de la comisión del gabinete británico sobre seguridad nacional para discutir la respuesta de Reino Unido al intento de ataque, decía la declaración.

La ayuda británica a Yemen, anteriormente de 20 millones de libras al año, aumentará a 50 millones de libras desde 2010, según la web de la Oficina de Asuntos Internacionales de Reino Unido.