La crisis política en Egipto se profundizó hoy cuando el Ejército tomó la televisión estatal, mientras el movimiento opositor Tamarrud (Rebelión) pidió a la población que llene todas las plazas del país para "pedir la detención" del presidente de Egipto Mohamed Mursi, por considerar que ocupa el cargo de manera ilegítima.

El Ejército egipcio ocupó el edificio de la televisión estatal, en el distrito de Maspero y desplegó sus vehículos acorazados por otros puntos de El Cairo, incluidos los alrededores de las embajadas y de la Plaza Tahrir, según informó el corresponsal de la cadena televisiva estadounidense NBC.

Los militares pidieron a los trabajadores que abandonen el edificio de la televisión, que interrumpió sus emisiones en directo, apenas dos horas antes de que concluya el ultimátum de 48 horas al gobierno y a los partidos para que lleguen a un acuerdo político.