Excelsior.com.mx. Ante la magnitud del descarrilamiento de un tren de carga, el Ejército y la Armada de México han puesto en marcha en Huimanguillo, Tabasco, el Plan DNIII-E, que despliega en desastres naturales y accidente masivos, ya que se prevé que el número de muertos y heridos avance conforme pasen las horas y puedan remover tres vagones colapsados y los fierros retorcidos de La Bestia, que mantienen atrapadas a más víctimas.

Elementos del 57 Batallón de Infantería fueron los primeros en llegar al ejido La Tembladera, Huimanguillo, a realizar las labores de auxilio y rescate de los heridos del descarrilamiento.

El apoyo de los cuerpos de rescate, de la Cruz Roja y voluntarios del estado de Veracruz y Tabasco ha sido de suma importancia para ayudar a los sobrevivientes.

También se ha desplegado el apoyo a heridos por vía acuática, debido a que cerca del lugar del siniestro atraviesa un río. Por medio de lanchas se ha trasladado a un gran número de víctimas a hospitales de municipios veracruzanos como Las Choapas y Coatzacoalcos.

A solicitud del gobierno del estado de Veracruz, un helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública de aquella entidad acaba de arribar para reforzar el traslado de los sobrevivientes, además de que también están sirviendo como medio de enlace entre las mismas autoridades para recopilar toda la información.

En el lugar se encuentran personal militar y elementos de Protección Civil de Coatzacoalcos Veracruz y de Tabasco, así como el Secretario de Seguridad Pública de Tabasco, el general Audomaro Martínez Zapata.

Testigos han reportado que en la Estación Chontalpa, Huimanguillo, una parada forzada del tren, se subieron al lomo de La Bestia más de 200 indocumentados, la mayoría según se sabe, son procedentes de Honduras.