El Partido Libertad y Refundación (Libre), que coordina el ex presidente hondureño Manuel Zelaya, ratificó este domingo a sus candidatos a cargos de elección popular que participarán en los comicios generales del 24 de noviembre.

En la asamblea participaron Zelaya junto a su esposa y candidata presidencial de Libre, Xiomara Castro, los aspirantes a vicepresidentes, diputados al Congreso Nacional, al Parlamento Centroamericano y corporaciones municipales.

"Libre es el presente, somos el futuro, somos la esperanza para Honduras, ganaré las próximas elecciones", dijo Castro en el Coliseo Nacional de Ingenieros de Tegucigalpa, con capacidad para unos 6.000 personas, frente a miles de miembros de su partido que portaban banderas rojo y negro del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP).

Castro, que llegó a la concentración acompañada de varios miembros de su familia, aseguró que será "la primera mujer presidenta de Honduras" y que no solo va a conducir a su partido a "la victoria en las urnas", sino que también dará "la verdadera transformación democrática y pacífica" que demanda el pueblo.

En la cita estuvieron también presentes la ex senadora colombiana y líder del movimiento izquierdista Marcha Patriótica, Piedad Córdoba; la nieta del revolucionario mexicano Emiliano Zapata, Margarita Zapata, y la ex comandante guerrillera Nidia Díaz, ahora diputada al Parlamento Centroamericano por el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Además asistieron miembros de partidos progresistas de Costa Rica, Cuba, Guatemala, y Ecuador.

Castro expresó que el bipartidismo que ha gobernado en Honduras por más de cien años terminará con el triunfo de Libre en las elecciones generales.

"La larga hegemonía del bipartidismo esta a punto de terminar, en cien años de historia empobrecieron al pueblo y convirtieron al país en un santuario de paramilitares y narcotraficantes donde la justicia se compra y se vende", subrayó la esposa de Zelaya.

Además, Castro prometió que de alcanzar el poder "nunca más se usarán las armas para sacar a un presidente" del país como sucedió, según ella, con su esposo Zelaya, quien aspira a diputado por el departamento oriental de Olancho, de donde es oriundo.

Zelaya fue derrocado del poder el 28 de junio de 2009 cuando promovía una consulta popular para reformar la Constitución pese a tener impedimentos legales para ello.

En las elecciones de noviembre, que serán las novenas consecutivas desde que el país retornó a la democracia en 1980, participarán, además, de Libre, siete partidos más.

En las elecciones los hondureños elegirán al presidente del país, tres vicepresidentes, 128 diputados al Congreso Nacional, 20 al Parlamento Centroamericano con sus respectivos suplentes y 298 corporaciones municipales.