San Salvador. Una persona murió y 25 resultaron heridas el sábado por la explosión de una granada en una estación de autobuses en el centro de San Salvador, en el quinto ataque de similares características perpetrado en menos de un mes, informó la policía.

Desde mediados de diciembre, al menos cuatro personas han perdido la vida en diferentes puntos del país en incidentes análogos, los cuales serían cometidos por pandilleros.

Violeta Polanco, directora de comunicaciones de la Policía Nacional Civil (PNC), confirmó a Reuters que en el hecho de violencia murió un empresario de autobuses mientras que entre los lesionados se cuentan cuatro niños.

Tras un operativo en la zona del atentado, la policía salvadoreña detuvo a José Menjivar, de 34 años, y a un menor de 15 años, a quienes señaló como los presuntos responsables.

La portavoz agregó que los implicados están "en proceso de investigación" para esclarecer los motivos del acto criminal.

A la fecha, se cree que el móvil de estos ataques sería intimidar a empresarios locales que se resisten a pagar cupos y extorsiones a las pandillas conocidas como maras.

El Salvador atraviesa por una ola de violencia y criminalidad que llevó al país centroamericano a cerrar el 2009 con una cifra récord de 4.365 homicidios, la más alta en los últimos diez años.