Las elecciones primarias en Argentina para elegir a los candidatos a las legislativas de octubre y en las que están habilitados para votar unos 30,5 millones de ciudadanos transcurren este domingo con calma luego de algunas demoras.

Los argentinos votan este domingo en unas elecciones primarias, abiertas, obligatorias y simultáneas (PASO) que someterán a examen el respaldo que conserva la presidenta, Cristina Fernández, tras la primera mitad de su segundo mandato.

Las PASO definirán a los candidatos para las legislativas del 27 de octubre, en las que se renovarán la mitad de los 257 escaños de diputados y a un tercio de los 72 del Senado.

Las primarias "son un paso en la democratización de la política", dijo este domingo Fernández al emitir su voto en Río Gallegos, 2.000 kilómetros al sur de Buenos Aires.

"Hay que ganar con propuestas, con gestión y con gobierno", añadió la presidenta en declaraciones a medios locales, ante los destacó que los comicios "se están desarrollando en todo el país con mucha normalidad".

La mandataria confirmó que viajará por la tarde a Buenos Aires para aguardar los resultados en el búnker del Frente para la Victoria (FpV), en el hotel Intercontinental.

La principal novedad de esta cita electoral es el debut de jóvenes de 16 y 17 años, cuyo voto será optativo y no obligatorio, como sí lo es para los argentinos de entre 18 y 70 años.

"Hoy es un día histórico porque votan los jóvenes por primera vez. Estamos fortaleciendo 30 años de democracia", destacó el kirchnerista Martín Insaurralde, primer candidato a diputado nacional por el FpV en la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral.

El candidato votó en un colegio de la localidad bonaerense de Banfield acompañado por su hijo Rodrigo, de 16 años, quien se confesó "ansioso" por votar por primera vez.

En la provincia de Buenos Aires, que representa al 37,3% de los electores totales, el kirchnerismo mide sus fuerzas con el ex jefe de Gabinete de Cristina Fernández y hoy opositor Sergio Massa, cabeza de lista del Frente Renovador.

El candidato del peronismo disidente Francisco De Narváez manifestó su alegría por comprobar que el sistema de votación "está funcionando muy bien" tras emitir su voto en la localidad bonaerense de Luján.

De Narváez admitió "algunas demoras" en la apertura de los colegios electorales, pero señaló que fueron solucionadas poco después y remarcó la labor de la red "Ser Fiscal" que sumó 38.000 ciudadanos para fiscalizar el acto electoral.

En total, cerca de 300.000 interventores velarán por la transparencia de los comicios y el proceso electoral estará bajo custodia de 90.000 miembros de las fuerzas armadas y de seguridad.

Además de la provincia de Buenos Aires, que supera un tercio de los votantes, los otros grandes distritos en juego este domingo son Córdoba (8,7 por ciento del padrón electoral), Santa Fe (8,4 %) y la ciudad de Buenos Aires (8,3 %).

Los candidatos deben obtener al menos el 1,5% de los votos en las PASO para poder presentarse a las elecciones legislativas del próximo 27 de octubre, en las que se renovarán 127 bancas de diputados y 24 senadores nacionales.

Los colegios electorales argentinos cerrarán a partir de las 18:00 hora local (21.00 GMT) y está previsto que tres horas después haya los primeros resultados oficiales.