Lima, Andina. Chile y Perú estamos más integrados de lo que creemos y lo seguiremos estando en todo sentido, luego que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya resuelva el diferendo marítimo bilateral, afirmó el embajador chileno en Lima, Fabio Vio.

El diplomático resaltó que si bien a lo largo de la historia la relación entre los dos países no “ha sido fácil”, en los últimos años se han sentado las bases para una relación de mayor integración, la cual es mucho más estrecha que en el caso de otros países de la región.

“Creo que estamos más integrados de lo que creemos y cuando terminemos esta etapa (del juicio en La Haya) vamos a mirar hacia adelante y nos encontraremos con una integración en todo sentido”, comentó Vio, en declaraciones a la Agencia Andina.

A su criterio, la integración entre los dos países se verá plasmada no solo en los ámbitos político y económico, sino también en los aspectos culturales, comerciales, energéticos y hasta humanos, mediante las migraciones y los pasos de frontera entre los dos pueblos.

El embajador de Chile indicó que el compromiso reiterado de los mandatarios Sebastián Piñera (de Chile) y Ollanta Humala (de Perú) de acatar la sentencia de la corte es la mejor garantía de que a futuro se mantendrá una “excelente relación” bilateral.

Vio añadió que el mensaje de su país en la etapa previa al fallo de La Haya es el de esperar la decisión con toda tranquilidad y serenidad, lo cual –consideró- debe ser el espíritu en ambos países, incluso luego de conocerse el resultado final del tribunal internacional.

“Tengamos tranquilidad y serenidad. Estamos pronto a tener el fallo y, en este momento, no debemos hacer especulaciones ni de fecha ni de resultados. Chile y Perú hemos defendido cada uno una posición con mucha dignidad, y ahora debemos esperar el resultado”, anotó.

Perú presentó en enero de 2008 una demanda ante La Haya en la que sostiene que la frontera marítima con Chile aún no está fijada en un tratado de límites; mientras que Santiago apela a los acuerdos pesqueros de 1952 y 1954 para sostener que la línea divisoria ya está definida.