Bogotá, Xinhua. Carlos Urrutia presentó este martes, vía carta, su renuncia al presidente Juan Manuel Santos como embajador de Colombia ante Washington, por un escándalo suscitado por su presunta participación en una adquisición de terrenos a campesinos del departamento de Vichada para su posterior venta a una multinacional.

En su carta, con fecha del 22 de julio, Urrutia se refiere a la polémica -de la cual también dio cuenta el semanario estadounidense "Time"- por la compra de miles de hectáreas a campesinos a precios irrisorios que luego fueron vendidos a la firma Cargill, en la cual fue involucrado el diplomático como socio de un bufete de abogados.

"La firma que lideré en el pasado prestó asesoría legal a empresas con emprendimientos agroindustriales en la altillanura que tienen vocación de convertir al país en potencia alimentaria", explica el diplomático, quien fue socio del bufete Brigard & Urrutia previo a su misión en Washington.

En la misiva, Urrutia anuncia a Santos su dimisión como embajador en Washington y explica que busca defenderse de las acusaciones y no escudarse tras ese cargo.

También argumenta que no quiere afectar al gobierno con el escándalo en el que está involucrado.

"Estas circunstancias exigen que me retire de la embajada para defender mi conducta anterior. No puedo dar pie a que se perciba que busco escudarme en la posición que ocupo. Por ello, he tomado la determinación de renunciar al cargo de embajador de Colombia en Washington", explica Urrutia en su carta a Santos.

El presidente más tarde emitió mensajes desde Medellín donde elogió el trabajo de Urrutia en la legación ante Estados Unidos -sin referirse a si aceptaba o no la renuncia.