México.- El gobierno de México debe fortalecer y modernizar las instituciones responsables de combatir a la inseguridad, como una forma de estimular el crecimiento económico, señaló hoy el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

En su reporte semanal, el CEESP recordó que en los primeros siete meses del año, el número de delitos en México aumentó en un 5,4% con respecto al mismo nivel del año pasado, según las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. "Además de atentar contra la integridad física de las personas, dichos fenómenos generan incertidumbre y gravosos costos para el funcionamiento de las empresas ya establecidas y para la instalación de nuevos negocios", indicó.

"Se inhibe la inversión, la competitividad, la creación de empleos y el crecimiento del país", agregó el centro, que depende del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el organismo cúpula del empresariado mexicano.

El CEESP resaltó que diversos organismos internacionales ubican a México como un país con altos niveles de inseguridad, como es el caso del Global Peace Indicator (GPI), que ubicó en el 2019 al país latinoamericano en la posición 140 de entre los 163 más violentos, en un listado que va de los casos menos graves a los más graves.

La violencia también tiene altos costos, recordó el CEESP, ya que la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2018 señaló que la inseguridad y el delito en hogares representó el 1,65% del producto interno bruto (PIB).

"Más allá de su incidencia en el crecimiento, la inseguridad pone en riesgo aspectos fundamentales para la sociedad, la vida misma, la libertad y la salud de los individuos, además de la supervivencia de empresas, especialmente micro y pequeñas", dijo el organismo.

"Erradicar la impunidad y fortalecer el estado de derecho debe ser un objetivo inmediato, ya que la seguridad pública y el estado de derecho es objetivo prioritario de cualquier estado democrático legítimo", agregó. La economía mexicana, la segunda mayor de América Latina después de Brasil, podría crecer este año entre el 0,8 y el 1,8%, de acuerdo con estimaciones del central Banco de México (Banxico). En el 2018, el PIB mexicano creció un 2%.