Londres.- Mientras el mundo celebra este miércoles el 50º aniversario del Día de la Tierra, crecen los llamamientos para que los Gobiernos aborden el impacto del coronavirus con paquetes orientados a una “recuperación verde” que permita alentar un cambio hacia un futuro de bajas emisiones en carbono.

El Día de la Tierra fue un hito para el movimiento ecologista cuando se celebró por primera vez en 1970 y, aunque muchos países siguen estando en situación de emergencia por la pandemia, algunos inversores, políticos y empresas consideran que la respuesta económica a más largo plazo es una oportunidad para abordar los riesgos más profundos que plantea el cambio climático.

“Hay mucha presión para que esos paquetes de estímulo fiscal, cuando lleguen, sean bajos en emisiones de carbono y ‘climáticamente inteligentes’”, dijo a la televisión de Reuters Peter Betts, exnegociador principal en materia de clima de Reino Unido y la Unión Europea.

Tras retrasarse al año que viene —debido a la pandemia— una cumbre climática que Naciones Unidas tenía previsto inicialmente celebrar en Glasgow en noviembre, Betts dijo que el espacio podría utilizarse para convocar a los ministros de finanzas para coordinar estrategias en favor de una recuperación verde.

“Algo como el cambio climático sabemos que se avecina y sabemos que hay formas de prepararse ante esto que serían de un coste relativamente bajo”, dijo.

“Algo como el cambio climático sabemos que se avecina y sabemos que hay formas de prepararse ante esto que serían de un coste relativamente bajo”, dijo.

“Y lo que estamos viendo con esta pandemia es que si esperas a que la crisis llegue, los costes son mucho mayores”.

Hasta ahora, Estados Unidos, China, Japón, India y los Gobiernos europeos y de otros países se han centrado en contener el daño a la industria, preservar los empleos o tratar de evitar la quiebra de empresas.