La modificación que hará Argentina en el trazado de uno de los canales del Río de la Plata, beneficiará notoriamente el tránsito de los grandes buques hacia sus puertos, perjudicando la operativa del lado uruguayo e incluso la ecuación de negocio del proyecto puerto oceánico de Rocha. La decisión plasmada en una resolución oficial, alejará los barcos de la costa uruguaya, encarecerá su llegada a terminales como Nueva Palmira y del litoral, y, según expertos consultados por El Observador, afectará negativamente al proyecto de construcción de la terminal de aguas profundas en Rocha, al reforzar Argentina su salida directa al océano Atlántico.

Según supo El Observador, el tema es analizado por los cancilleres Luis Almagro (Uruguay) y Héctor Timerman (Argentina) que el martes tuvieron oportunidad de encontrarse en Montevideo en la inauguración de la planta desulfurizadora de ANCAP. Ese día, el gobierno uruguayo renovó su esperanza en mejorar el vínculo con Argentina deteriorado desde la construcción de la pastera de UPM (exBotnia) sobre el Río Uruguay. En los discursos de los presidentes José Mujica y Cristina Fernández de Kirchner, se exaltó el valor de la integración y por un momento las diferencias parecieron quedar de lado.

Fuentes ministeriales comentaron a El Observador que el tema de la nueva traza del canal informada por el diario El País la semana pasada, será analizado el próximo 2 de septiembre en la reunión de la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP) que aún no tiene instrucciones de cómo actuar.

El ministro Almagro reconoció la semana pasada en la comisión de Asuntos Internacionales del Senado que en la resolución 584/2013 del 17 de julio último, la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables de Argentina “habilitó para la navegación la traza que une la zona denominada El Codillo con la zona Beta, que es una área de alijo y complemento de carga de la zona Alfa” .

En la resolución argentina se afirma a texto expreso que la nueva traza cuenta con el visto bueno de Uruguay, otorgado el 14 de noviembre de 2006 en la CARP. Sin embargo, Almagro dijo en el Parlamento –de acuerdo a la versión taquigráfica de la sesión–, que la disposición de la Subsecretaría argentina “no coincidiría exactamente” con lo que consta en las actas de la CARP.

Ante eso, comentó el canciller, instruirá a la delegación oriental a que en la próxima reunión del organismo binacional “exponga la inconsistencia” de ese punto. El ministro dijo asimismo que Uruguay dio “un consentimiento primario” sujeto a que se drague el Canal Martín García a 36 pies de profundidad, lo que todavía no se concretó.

En ese momento de la reunión con los senadores, Almagro comentó que “efectivamente habrá consecuencias para Uruguay”, tras lo cual pidió detener el trabajo de los taquígrafos para que no queden registros. Según se informó a El Observador desde el Parlamento, el ministro temía que se filtrara la información que aportaría respecto a la estrategía con que negociará con Argentina.

Impacto. El capitan de navío Yamandú Flangini, uno de los negociadores del Tratado del Río de la Plata, dijo a El Observador que el cambio propuesto hará que los barcos naveguen al sur del banco Inglés ingresando directamente a la zona Bravo –área de alijo que está del lado argentino– y a los puertos de ese país, sin necesidad de trasbordos en puertos uruguayos. Flangini advirtió que Argentina seguramente dejará de dragar el canal Punta Indio que perderá interés para ese país. Sin embargo, Uruguay lo necesita para viabilizar a los puertos del Río Uruguay y Nueva Palmira. “Tampoco sería posible profundizar Martín García, sin antes profundizar el canal del Indio, pues uno es limitante del otro” comentó.

Otro impacto será en Rocha. Si Argentina desarrolla puertos capaces de dar soluciones a la región, “el proyecto natural de puerto de aguas profundas de Rocha, cada vez se aleja más de ser económicamente concebible”, afirmó.

Por su parte, el especialista en asuntos marítimos, Edison González Lapeyre agregó que la decisión de Argentina tendrá también consecuencias negativas para el puerto de la pastera Montes del Plata en Conchillas que requiere tener dragados los canales Martín García y Punta Indio.

Tanto Flangini como González Lapeyre cuestionaron el mal proceder de la cancillería uruguaya.

La resolución argentina establece claramente que la nueva traza busca favorecer los intereses portuarios de ese país. Se afirma que el incremento del tráfico marítimo requerirá de una vía navegable más ágil, segura y competitiva, “lo que redituará en mayores beneficios para la navegación en general y especialmente, para aquella que tiene origen o destino en la costa marítima nacional”, dice la resolución de la subsecretaría Argentina.

Con el trazado actual del canal del Indio, los barcos que van o vienen desde Buenos Aires, casi no tienen costos adicionales por operar en la capital uruguaya. Con el nuevo escenario eso cambiará y el puerto perderá clientes, advirtieronlos operadores privados.