México D.F. Si bien no hay nada firme respecto a la posibilidad de un Tratado de Libre Comercio entre Brasil y México, las conversaciones podrían avanzar en la próxima visita del presidente de brasileño, Luis Inácio Lula da Silva, al país de Norteamérica.

Así lo señaló el secretario de Economía, Eduardo Ruiz Mateos, quien puntualizó que la posición del gobierno mexicano es que el primer punto de negociación serán las reglas del juego que se aplicarían en un posible acuerdo comercial, debido a la inquietud expresada por los privados mexicanos, informó El Economista.

Ruiz Mateos sostuvo que “aún no hay nada firme, nada seguro, pero confiamos en que con la visita de Lula podamos concretar algunas formas de cómo comenzar a platicar más en forma sobre el TLC con ese país”.

El presidente de Brasil asistirá a la Cumbre del Grupo de Río en Cancún, México, que se efectuará entre el 22 y 23 de febrero. En el viaje se incluirá una visita de trabajo al país anfitrión.

Desconfianza privada. Un posible acuerdo comercial con Brasil causas suspicacias en los industriales mexicanos, que podrían hacer naufragar las negociaciones, por lo que el gobierno de Felipe Calderón está haciendo lobby para convencer al sector privado.

Según el ejecutivo el TLC con Brasil será “ambicioso”, pues no sólo incluirá lo arancelario, sino también capítulos de inversión, servicios, compras de gobierno y el resto de beneficios.

Según datos de la subsecretaria de Comercio Exterior, Beatriz Leycegui, el comercio entre México y Brasil representa US$8.500 millones.