Santiago de Chile, EFE. Un grupo de encapuchados incendió este viernes de madrugada varios camiones en la región de la Araucanía (sur de Chile), en la misma zona donde un comunero mapuche fue encontrado muerto el pasado martes con un disparo en el tórax.

Los hechos ocurrieron en la ruta longitudinal sur, en el municipio de Ercilla, a unos 570 kilómetros de Santiago, cuando entre quince y veinte personas dispararon y lanzaron piedras a los vehículos que circulaban por la vía, informó Radio Cooperativa.

Además, según los testigos, los asaltantes instalaron una barricada, se escondieron tras unos matorrales y detuvieron dos camiones.

Posteriormente, hicieron bajar a los conductores y quemaron los vehículos, tras lo cual fuerzas especiales de carabineros se personaron en el lugar y mantuvieron un enfrentamiento a tiros con los encapuchados, que lograron huir.

Esta situación obligó a la policía chilena a desviar el tráfico durante unas horas en esta ruta, en donde también resultó herido leve un conductor al que los encapuchados obligaron a bajarse de su camioneta.

Asimismo, en la localidad de Curaco, a pocos kilómetros de Ercilla, otro grupo de individuos intentó parar a un camión, que logró escapar.

El presidente de la Confederación Nacional de Dueños de Camiones de Chile, Juan Araya, afirmó, en declaraciones recogidas por el medio digital Emol, que se encuentran "impactados" por los hechos y llamó a los conductores que manejan por la noche a que lo hagan en convoyes.

"Expresamos nuestra máxima preocupación a las autoridades de Gobierno; esperamos que entiendan lo que ocurre, cómo impacta lo sucedido a los afectados y se pongan las pilas para garantizar la seguridad de las rutas. Queremos empatía de las autoridades", dijo Araya.

Los incidentes se producen tres días después de la muerte del comunero mapuche Rodrigo Melinao, de 26 años, quien había sido condenado en primera instancia, el pasado 24 de julio, a prisión por delitos enmarcados en el llamado conflicto mapuche.

Así se conocen los hechos derivados de los reclamos de tierras que están en manos de empresas agrícolas y forestales por parte de comunidades que las consideran sus territorios ancestrales.

El mismo día de la muerte en Santiago y Temuco y, este miércoles, cuando el Servicio Médico Legal entregó el cuerpo en Angol, se produjeron también incidentes.

El cuerpo de carabineros negó su implicación en la muerte del comunero, en tanto que el gobierno se querelló contra quienes resulten culpables.