Madrid. España pidió el viernes a Venezuela que colabore con la investigación ordenada por un juez español sobre posibles vínculos de Caracas con el grupo separatista vasco ETA y la guerrilla colombiana de las FARC, un caso que amenaza con desatar una disputa diplomática.

La vicepresidenta primera del gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, defendió la actuación del Ejecutivo de solicitar explicaciones a Venezuela luego de que un juez dijera que Caracas había facilitado contactos entre grupos armados para atentar contra altos funcionarios colombianos en España.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, reaccionó con molestia y dijo el miércoles al jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que no tiene que dar explicaciones a España, ni a nadie, ante las acusaciones.

Fernández de la Vega dijo que por el pedido de España "no debe haber lugar ni espacio para la polémica porque todos estamos obligados a colaborar y siempre desde el respeto debido a las instituciones, a la justicia, a nuestro país".

"De tibieza nada, actuación, clara, y sin lugar a dudas", afirmó en conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros semanal respecto a críticas de que el gobierno español había suavizado su postura tras pedir explicaciones a la administración de Chávez.

Ante la reacción de Chávez, el ministro de Exteriores español, Miguel Angel Moratinos, intercedió para suavizar la situación y no perjudicar las relaciones comerciales entre ambos países.

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco dijo que el país latinoamericano había ayudado a ETA y a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), considerados terroristas por Estados Unidos y la Unión Europea, a planear atentados contra autoridades colombianas de visita en territorio español.

El ministro del Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha pedido también al gobierno de Chávez que ayude a los jueces a investigar la relación entre ETA y las FARC.

"Para esa investigación necesitamos la colaboración de Venezuela y eso sí se le puede pedir rotundamente al Gobierno venezolano", dijo Rubalcaba en una entrevista en la televisora española TVE.

"Tienen que colaborar con la justicia española puesto que el asunto es de una gravedad importante", agregó Rubalcaba, quien aconsejó al mismo tiempo evitar comentarios incriminatorios contra Venezuela.

Durante sus 11 años en el poder, Chávez ha sido recurrentemente acusado de simpatizar e incluso cooperar con las FARC, el mayor grupo guerrillero colombiano con el que comparte una ideología marxista, así como otras fuerzas irregulares como el libanés Hezbollah.

El mandatario de izquierda siempre ha negado estas acusaciones y las vincula a una campaña promovida por Washington para desprestigiar su "revolución bolivariana".

Lea también:

España suaviza acusaciones con Venezuela por vínculos con guerrillas

EE.UU. cuestiona escasa cooperación de Venezuela para enfrentar a las FARC

Chávez: "no tengo nada que explicarle a Zapatero, ni a nadie en este planeta"

Colombia sigue atenta investigación española contra Venezuela

Venezuela rechaza acusación de vínculos con FARC y ETA