Madrid. España y Venezuela reafirmaron el sábado su compromiso unánime en la lucha contra el terrorismo, en un comunicado conjunto en el que el gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez, rechazó una supuesta colaboración con el grupo separatista vasco ETA.

En una nota emitida por el Ministerio de Relaciones Exteriores español y firmada por los gobiernos de Caracas y Madrid, los dos países con estrecha relación comercial reiteraron su compromiso de seguir colaborando en los ámbitos judicial y policial.

"Los gobiernos de España y Venezuela ratifican su más enérgica condena al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones", indicó la nota.

"El gobierno venezolano refuta y desmiente las informaciones publicadas sobre una supuesta colaboración con la organización terrorista ETA, cuyas actividades rechaza sin paliativos", añadió.

El comunicado fue emitido luego de que Venezuela diera por zanjada una polémica con Madrid, surgida después de que el juez español Eloy Velasco acusara a Caracas de facilitar contactos entre grupos armados para atentar contra altos funcionarios colombianos en España.

Tras conocerse los dichos del juez, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, pidió "explicaciones" a Chávez, algo que el líder venezolano rechazó airadamente.

El ministro de Relaciones Exteriores español, Miguel Angel Moratinos, aclaró después que España quería "información" del Ejecutivo venezolano, no "explicaciones", según comunicó Chávez, que celebró la "madurez" con la que actuaron Zapatero y el jefe de la diplomacia española en este tema.

Por otro lado, el Gobierno español no remitió a Venezuela el documento divulgado por el juez Velasco, que está siendo estudiado por los servicios jurídicos del Estado, dijo el sábado Moratinos en Córdoba, donde se celebra una reunión de ministros de de Relaciones Exteriores de la Unión Europea.

El texto judicial apunta que hay indicios de que el país sudamericano habría ayudado a la ETA y a las guerrillas de las FARC a mantener contactos, mediante los cuales se planearon posibles ataques contra autoridades colombianas en visitas.