La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, llegó a las 23.30 hora local (04.30 GMT) al aeropuerto de El Alto, vecino a La Paz, donde le esperaba todo su gabinete con el vicepresidente Álvaro García Linera al frente.

Morales arribó finalmente a su país en medio de una grave crisis diplomática entre Europa y Latinoamérica, después de que Francia, Italia y Portugal negaran el sobrevuelo y aterrizaje de su avión presidencial por sospechas de que trasladara al ex analista de la CIA Edward Snowden.

El presidente fue recibido por autoridades con gestos de gran efusión e inmediatamente se comenzó a cantar el himno nacional en la losa del aeropuerto. Morales cantó el himno con el puño en alto y en compañía de su vicepresidente, Alvaro García.

Morales fue recibido por una multitud de simpatizante tras varias horas de vuelo del avión presidencial y pasar 14 horas de estar retenido en Viena, aunque ello no conjuró la crisis diplomática desatada ya que este jueves presidentes de la región sostendrán una reunión de desagravio y en el Legislativo hay voces para expulsar a embajadores de Italia, Francia y Portugal.

“Siento que es una abierta provocación al Continente, no solo al Presidente, usan a su agente (Edward Snowden) el imperialismo para amedrentarnos e intimidarnos, nunca nos van a intimidar, nunca nos van a asustar porque somos un pueblo que tiene dignidad y soberanía", dijo Morales tras saludar a sus ministros, recibir el parte militar y recibir honores de una guarnición militar. 

“Siento que es una abierta provocación al Continente, no solo al Presidente, usan a su agente (Edward Snowden) el imperialismo para amedrentarnos e intimidarnos, nunca nos van a intimidar, nunca nos van a asustar porque somos un pueblo que tiene dignidad y soberanía", dijo Morales

En su intervención, el jefe de Estado hizo un recuento de lo sucedido en Europa, donde cuatro países prohibieron el sobrevuelo del avión presidencial por sospecha de que en él se encontraba el ex espía de la CIA, Snowden.

El avión FAB 001 arribó a las 23.45 (local) en la pista del aeropuerto de El Alto y diez minutos después apareció el mandatario con el brazo en alto saludando a la multitud reunida, a sus ministros de Estado y al vicepresidente Álvaro García Linera, a quien abrazo.

Morales saludó la solidaridad de países latinoamericanos como Nicaragua y Argentina con la situación que debió enfrentar y sostuvo que aún no entiende por qué su avión fue objeto de sospechas.

Agregó que algunos países de Europa deben romper su servilismo hacia Estados Unidos y así romper políticas de dominación colonialista. El presidente boliviano se observó tranquilo y sonriente en su llegada al país.

"Algunos países de Eurora tienen que liberarse del imperialismo norteamericano, no puedo entender que algunos países sean fieles sirvientes, obedientes del imperialismo norteamericano, pero esa lucha no sólo había estado en Bolivia sino también en el mismo pueblo de Estados Unidos, es importante buscar alianza con los pueblos norteamericanos que sean nuestros aliados para acabar con políticas que tratan de seguir dominando y humillando a los pueblos del mundo", manifestó Morales.

Lo sucedido con el avión presidencial desató una crisis diplomática reflejada en una serie de cuestionamientos de gobiernos y de organismos internacionales a la decisión de las tres naciones.

El secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, señaló que "nada justifica una acción de tanto irrespeto por la más alta autoridad de un país". El secretario general de la Ornganización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, dijo en un comunicado que "está aliviado de que este incidente desafortunado no haya tenido consecuencias para el presidente Morales y su entorno.

Los representantes de los bloques de Unión Suramericana de Naciones (Unasur), de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (Alba), la Secretaria Iberoamericana, el Parlamento Andino además de los gobiernos de Chile, Perú y presidentes como de Brasil, Dilma Rousseff; Ecuador, Rafael Correa; de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Argentina, Cristina Fernández criticaron el veto al sobrevuelo del avión presidencial.

* Con información de EFE, La Razón de Bolivia y CNN México.