La Paz, Xinhua. El presidente de Bolivia, Evo Morales, planteó este jueves a críticos y opositores que realicen una auditoría internacional al Censo de Población y Vivienda realizado en Bolivia en 2012, con la finalidad de que despejen dudas sobre resultados.

Morales ratificó sin embargo su apoyo a los resultados de esta encuesta nacional, pues considera "reales y objetivos" los datos ofrecidos por el estatal Instituto Nacional de Estadística (INE), en medio de la polémica por la diferencia de unos 301.456 bolivianos entre la cifra poblacional que reportó en enero y la que indica ahora menor.

"Que hagan auditoría, no hay nada que ocultar, peor todavía cuando dicen (que se está) manipulado (el censo), ¿qué interés tuviera yo o el gobierno para manipular datos?", afirmó el mandatrio durante la firma del contrato de construcción de la carretera El Salto-Monteagudo en la ciudad de Sucre, en el sur de Bolivia.

Morales invitó a gobernaciones y alcaldías a promover estudios de auditoría para verificar la veracidad de los datos del censo.

Reiteró además su apertura a que cualquier organismo internacional participe en esta labor.

De esta forma el presidente boliviano salió al frente de cuestionamientos de autoridades como el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, quien cuestionó las diferencias entre los resultados preliminares y finales del proceso.

"Que hagan auditorías (y) si quieren algunos alcaldes, gobernaciones invitar (que) vengan de cualquier organismo internacional", desafió.

La dirigencia de los comités cívicos de Santa Cruz, Oruro, Tarija, Beni y Cochabamba, reunida el miércoles en Cochabamba, se mostró insatisfecha con la explicación de las autoridades del INE sobre los resultados del censo y anunció asambleas departamentales para tomar acciones contra las dudas que generó el proceso.

La ministra de Planificación, Viviana Caro, informó el lunes que el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (Celade) de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) hará a partir del 19 de agosto una evaluación poscensal.

Una auditoría, dijo ese día, es consecuencia del resultado de la evaluación.

El presidente Morales aseguró que la oposición le "teme" a la auditoría por organismos internacionales.

Para Morales, el pedido de una observación técnica internacional a los últimos resultados sólo intentan perjudicar el progreso de los municipios y departamentos, sin embargo dijo estar dispuesto a que se realice la misma con ayuda de la comunidad internacional.

Reiteró que en ningún momento el Poder Ejecutivo manipuló las cifras que dan cuenta que en Bolivia hay 10 millones 027.547 habitantes, resultado que fue cuestionado por varios sectores sociales y cívicos, luego de que en enero pasado reportó una población nacional de 10 millones 329.000, es decir 301.453 más que ahora.

Según el mandatario boliviano, estas críticas lo único que hacen es perjudicar el desarrollo de las ciudades poblaciones y el aérea rural, ya que la oposición no tiene una propuesta política y sólo apela referirse a los datos del censo y hablar del caso Chaparina.