El presidente boliviano, Evo Morales, gobierna a partir de este miércoles desde el oriental departamento de Santa Cruz, distrito tradicionalmente adverso a su gobierno, como parte de los festejos de la región por el aniversario 203 del grito libertario.

El vocero del Movimiento Al Socialismo (MAS), Saúl Avalos, anunció la presencia del jefe de Estado en Santa Cruz, donde permanecerá por al menos una semana, refirió Prensa Latina.

En esta jornada Morales visitará instalaciones de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y de la Central Obrera Departamental, a la cual donará una clínica móvil, dijo Avalos, quien explicó que se trata de un bus equipado para la atención médica y odontológica.

En los días siguientes el mandatario participará en la inauguración de obras en todo el departamento, y el jueves firmará un contrato para la construcción de la primera fase del proyecto del ferrocarril bioceánico, el cual conectará a Bolivia con los océanos Pacífico y Atlántico.

Evo permanecerá en Santa Cruz hasta el lunes que viene, un día antes de la fecha en la cual se conmemora el aniversario del alzamiento en la ciudad, porque viajará a Nueva York para asistir a la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El 24 de septiembre de 1810, mientras el pueblo cruceño celebraba la fiesta de Nuestra Señora de las Mercedes, se convocó a un cabildo abierto para ponerle fin al poder colonial y se designó una junta de gobierno, siguiendo los pasos de lo acontecido en Charcas y en La Paz.

Los primeros intentos por liberarse de España habían acontecido un año antes, cuando un grupo de sublevados decidió ejecutar a todos los blancos de la ciudad, pero sus intenciones fueron descubiertas.