El dirigente y comentarista chavista José Vicente Rangel afirmó que “venezolanos de la oposición” firmaron un contrato de compra de 18 aviones de guerra que serán llevados próximamente a una base militar de Estados Unidos en Colombia.

Rangel, quien entre 1999 y 2007 fue sucesivamente canciller, ministro de Defensa y vicepresidente del hoy fallecido presidente Hugo Chávez, sostuvo que los aviones llegarán a Colombia “a más tardar a principios del mes de noviembre de este año”.

El ex funcionario aseguró que la supuesta compra de los aviones fue pactada a fines de mayo pasado, en una reunión que un grupo de dirigentes opositores, a los que no identificó, mantuvo con ejecutivos de la industria aeronáutica militar en San Antonio, Texas, Estados Unidos.

Según Rangel, los opositores “vieron algunos catálogos y optaron por un determinado modelo, firmaron contrato de compra a más tardar a principios del mes de noviembre de este año, por 18 aviones que serán ubicados en una base militar de Estados Unidos ubicada en Colombia”.

“Esta información no debe ser subestimada, dado el clima que actualmente existe de agresiones mediáticas y políticas contra Venezuela”, señaló Rangel durante su programa dominical en el canal privado Televén y reprodujo la agencia noticiosa estatal AVN.

La denuncia tuvo lugar un día después de que el presidente Nicolás Maduro anunciara que convocó para el martes al Consejo de Estado, para que analice la relación entre Colombia y Venezuela, y produzca “un documento central” sobre el tema.

La relación entre Colombia y Venezuela, que se había normalizado a partir de la asunción del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en agosto de 2010, se tensó súbitamente el 29 de mayo.

Ese día, el líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles Radonski -quien cuestiona el resultado de las elecciones presidenciales de abril pasado- fue recibido en Bogotá por las más altas autoridades colombianas, incluido Santos.

Desde entonces, las principales figuras del gobierno venezolano sostuvieron que en la capital colombiana estaba fraguándose una conspiración para desestabilizar a Venezuela y atentar contra Maduro y el presidente del parlamento, Diosdado Cabello, lo que fue rechazado por las autoridades de Colombia.

En un acto público realizado este sábado en Caracas, Capriles reclamó “un cambio democrático” y llamó a sus simpatizantes a dar “la estocada final” al gobierno, pero “siempre apegados a las leyes y a la Constitución”.

“Este es el momento de fortalecer nuestra organización para que se produzca un cambio democrático”, dijo.

“La estocada final que hay que darle a este gobierno es con más organización, mayor movilización, pero siempre apegados a las leyes y a la Constitución, porque los cambos que nosotros vamos a generar en el país no están fuera de la democracia sino, por el contrario, para tener más y mejor democracia”, advirtió Capriles.