Lima. El ex presidente peruano Alan García denunció que hay "practicas montesinistas" en el Ministerio del Interior, tras anunciar que retomará su vida política en el país, luego de la negativa de Uruguay de otorgarle asilo diplomático tras descartar que sea un "perseguido político".

Fue la primera comparecencia pública de García, quien gobernaba la nación andina en dos periodos (1985-1990 y 2006-2011), desde que abandonó la embajada uruguaya en Lima este lunes.

El ex mandatario informó, a las afueras de su residencia en el distrito de Miraflores, que a través de su abogado entregó su pasaporte al fiscal José Domingo Pérez, quien le sigue una investigación por estar presuntamente vinculado a casos de corrupción durante su segundo mandato.

Además, denunció que hay una “organización criminal dedicada a prácticas montesinistas” dentro del Ministerio del Interior, haciendo referencia a las presuntas interceptaciones telefónicas de la que habría sido víctima.

El ex jefe de Estado dijo sentirse impresionado por percibir que el Gobierno de Martín Vizcarra “intenta ocultar” estas presuntas irregularidades.

Alan García rechazó las declaraciones del ministro del Interior, Carlos Morán, quien señaló que el vehículo de su sector que se encontraba en los exteriores de su vivienda buscaba brindarle seguridad.

García es investigado por haber recibido presuntamente sobornos por unos US$8 millones del consorcio brasileño Odebrecht a cambio de otorgarle la concesión para construir de la Línea 1 del Metro de Lima.

En ese contexto, la Justicia le prohibió salir del país durante los próximos 18 meses, tiempo que el dirigente político apunta a trabajar en el Instituto de Gobierno de la Universidad de San Martín de Porres y a reanudar su labor política dentro del Partido Aprista.

Aunque el ex mandatario ha asegurado ser un supuesto "perseguido político", dijo que confiará en lo expresado por el presidente peruano, Martín Vizcarra, sobre la "independencia de poder" en el país.

En ese sentido, ratificó que seguirá "asistiendo a todas las convocatorias" que realice el Ministerio Público, "confiando en que se respeten todos los preceptos legales y constitucionales del país".

Al referirse a la negativa de Uruguay para otorgarle el asilo diplomático solicitado el pasado 17 de noviembre, García consideró que es una decisión que obedece a "las presiones políticas existentes".

No obstante, sostuvo que esto "ha servido para que la comunidad internacional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos estén siguiendo muy de cerca cómo se sigue el respeto a la Constitución y ley en Perú". 

*Con información de Xinhua y Gestión.