Asunción. Un ganadero paraguayo que estuvo secuestrado durante tres meses por un grupo de extrema izquierda, presuntamente vinculado a la guerrilla de las FARC, agradeció el apoyo del gobierno de Colombia para lograr su liberación.

Colombia asesoró a funcionarios del Ministerio del Interior durante el cautiverio del empresario pecuario Fidel Zavala, un secuestro que conmocionó a la sociedad paraguaya, confirmó el embajador colombiano en Asunción.

Zavala fue liberado la noche del domingo cerca de su hacienda, ubicada a unos 500 kilómetros al norte de Asunción en el departamento Concepción, tras el pago de un rescate de unos US$550.000, según cercanos a la familia.

Los secuestradores exigieron además a los Zavala repartir decenas de kilos de carne entre los pobres.

El grupo identificado como Ejército del Pueblo Paraguayo es responsable de otros plagios y ataques. Algunos de sus integrantes fueron sindicados como responsables del secuestro de la hija del ex presidente Raúl Cubas, quien fue asesinada hace cinco años tras permanecer desaparecida tres meses.

"Tuvimos un apoyo importante (...) de las autoridades colombianas que nos ayudaron a hacer posible que yo esté acá", dijo Zavala en rueda de prensa, la primera tras su liberación.

"Pido al gobierno que continúe, esto (el operativo de búsqueda) tiene que arrancar y terminar con éxito. (El EPP) no es un grupo grande, pero si no se le da importancia pueden seguir ocurriendo muchos más (secuestros)", aseveró Zavala.

La fiscalía paraguaya sostiene que los líderes del grupo que secuestró a Cubas, algunos ya detenidos, fueron asesorados por hombres de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la principal guerrilla de ese país.

El Ministerio del Interior intensificó los operativos en el norte e inició varios allanamientos para detener a quienes habrían apoyado al EPP. Al menos seis ya están detenidas.

Además ofreció una recompensa de hasta US$100.000 por información que lleve a la captura de los miembros de la banda y alertó a países vecinos sobre la posible fuga de los mismos.

El ganadero evitó dar detalles sobre su cautiverio, pero relató que lo mantuvieron esposado a un árbol en bosques cercanos a su hacienda, de donde fue capturado en octubre.