El fallo de la Corte de Constitucionalidad (CC) de Guatemala, máximo tribunal del país, por medio del cual rechazó en definitiva la amnistía pedida por el general golpista José Efraín Ríos Montt, le arrebató al anciano general la esperanza que mantenía de evadir la Justicia.

Analistas locales consideran que al negar la amnistía a Ríos Montt, la CC emitió un fallo "trascendental", ya que si la hubiera otorgado, otros militares condenados por delitos cometidos durante la guerra habrían reclamado trato similar, lo que daría al traste con los avances de este país centroamericano en materia de justicia.

Ríos Montt, quien es acusado los delitos de genocidio y deberes contra la humanidad (lesa humanidad), según sus abogados defensores, había cifrado sus últimas esperanzas en que los responsables de la CC lo beneficiaran con la amnistía establecida en la Ley de Reconciliación Nacional.

Su confianza, según fuentes cercanas a la defensa, más que en la aplicación de la norma, se centraba en la "voluntad política" que a su favor pudieran expresar los magistrados, a partir de la influencia que poderosos sectores políticos, militares y económicos pudieran ejercer sobre ellos.

"La amnistía era el punto central de la estrategia. No importaba, incluso, si se realizaba el juicio y se perdía (como ocurrió), porque al final del día, si se obtenía la amnistía todo quedaba sin efecto", explicó una de las fuentes, que pidió no ser identificada.

El recurso fue presentado ante la CC por los abogados Danilo Rodríguez y Marco Antonio Cornejo, en enero pasado, dos meses antes de que iniciara el histórico juicio en contra de Ríos Montt y su antiguo jefe de Inteligencia Militar, el general José Rodríguez, por la violenta represión militar en contra de la etnia indígena ixil.

Los abogados de Ríos Montt pretendían que el general de 87 años, fuera favorecido por la Ley de Reconciliación Nacional, una amnistía decretada por el Congreso en 1996, como parte de los Acuerdos de Paz que pusieron fin a la guerra interna de 36 años.

Aunque esa norma es clara en señalar que la amnistía es aplicable sólo para los delitos políticos cometidos por militares y guerrilleros durante el enfrentamiento armado, los abogados insistían en que la misma beneficiaba a Ríos Montt debido a que él solo ejerció un rol político como jefe de Estado de facto.

Sin embargo, en el fallo emitido por la CC el pasado 6 de agosto, el cual fue notificado esta semana a las partes procesales, y al cual tuvo acceso Efe, se establece que los delitos que le son imputados a Ríos Montt "son imprescriptibles en Guatemala", por lo cual no pueden ser objeto de amnistía.

Es decir, que los supuestos responsables pueden ser juzgados por esas graves faltas sin importar el momento histórico en que ocurrieron.

La CC también señaló que esos delitos ya estaban vigentes en la legislación nacional desde 1950, cuando Guatemala ratificó la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio.

El juicio comenzó el 19 de marzo y concluyó el 10 de mayo, con una condena a 80 años de prisión en contra de Ríos Montt por los delitos de genocidio y deberes contra la humanidad, por la muerte de 1.771 ixiles.

Rodríguez, en cambio, fue absuelto por falta de pruebas.

Sin embargo, el 20 de mayo, la CC anuló parte del juicio, incluida la sentencia, al aducir errores judiciales cometidos durante el proceso, lo cual le acarreó al máximo tribunal fuertes críticas y señalamientos de parcialidad a favor de Ríos Montt.