A pesar de que este miércoles, Timoleón Jiménez, alias Timochenko, jefe del estado mayor central de las FARC, asegurara que decidió autorizar la elaboración -por parte de los voceros de la guerrilla en La Habana- de un informe sobre el estado actual y verdadero de los diálogos de paz que se desarrollan con el gobierno Santos, este viernes indicó que “las discusiones de la mesa no se harán públicas”.

Para Timochenko su comunicado fue malinterpretado, pero en ningún momento se pensó en violar la confidencialidad acordada en el Acuerdo General para la terminación del conflicto con los delegados del gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

“Vale recordar lo consignado en el punto 4 de las reglas de funcionamiento pactadas, las discusiones de la Mesa no se harán públicas”, cita el comunicado de la guerrilla. Sin embargo, explican que como ellos no han considerado que las expresiones del presidente Santos “riñan con la confidencialidad pactada. No vemos por qué ahora, si los delegados nuestros informan a ese respecto estemos faltando a nuestra palabra”.

“Con franqueza, resulta exorbitante y hasta malintencionado hablar de amenazas nuestras en ese sentido”, indica el comunicado firmado por alias Timochenko.

La guerrilla había contestado -con la autorización en la elaboración de un informe sobre el estado actual y verdadero de los diálogos de paz- las expresiones del mandatario colombiano en la Asamblea General de Naciones Unidas, donde según las FARC el gobierno insistió en imposiciones unilaterales”.

Luego de que Timochenko anunciara su informe, el jefe del equipo negociador del gobierno con las FARC, Humberto De la Calle, recordó que “la confidencialidad fue pactada por ambas partes mediante la firma de plenipotenciarios de ambas partes y con el propósito de preservar la conducción del diálogo”.

“Para el gobierno la supuesta revelación de lo ocurrido en La Habana no constituye ni puede constituir ninguna amenaza (…) Ni una sola de las intervenciones del Gobierno en La Habana se ha salido de los más estrictos lineamientos del Estado de Derecho y de la preservación del sistema democrático…allí no hay ni puede haber ni aceptamos amenaza de ninguna naturaleza”, añadió.