Bogotá. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) aún no le han dado el visto bueno al protocolo firmado la semana pasada entre el Ministerio de Defensa, la Cruz Roja Internacional y los facilitadores brasileros, para liberar a dos rehenes.

En Colombia, existe expectativa por la liberación del sargento Pablo Emilio Moncayo, el soldado profesional Daniel Josué Calvo y la entrega de los restos mortales del mayor Julián Ernesto Guevara.

El comisionado de Paz, Frank Pearl, señaló que los helicópteros que harán parte de la misión de liberación aún se encuentran en la frontera de Brasil con Colombia a la espera de que la Cruz Roja informe al gobierno colombiano de que se ha recibido la señal de las FARC que permite iniciar el operativo, que tendrá una duración máxima de 36 horas.

Por su parte, la senadora Piedad Códoba se encuentra en Bogotá y espera reunirse con Christophe Beney, del Comité de la Cruz Roja Internacional en Colombia, para adelantar lineamientos sobre las áreas en las que se tendría que realizar el cese de operaciones militares.

Fuentes consultadas señalaron que Pablo Emilio Moncayo se encuentra detenido en una zona cercana a Cartagena del Chairá y que las FARC tratan de movilizar por el Río Guayabero en el Meta a Josué Daniel Calvo, por lo que las fuentes presumen que esas zonas podrían ser las de las entregas.

Las FARC anunciaron la liberación de sargento Pablo Emilio Moncayo y del soldado Josué Daniel Calvo, así como la entrega de los restos del mayor de la policía Julián Guevara.

Moncayo es el rehén más antiguo en poder de las FARC, desde diciembre de 1997, y el soldado Calvo fue secuestrado en abril de 2009, mientras que Guevara murió en cautiverio en enero de 2006, ocho años después de que fuera retenido por la guerrilla.