Lima.- El fiscal general de Perú, Pedro Chávarry, destituyó este lunes a dos fiscales claves que investigaban los presuntos sobornos de la constructora brasileña Odebrecht a funcionarios, políticos y hasta expresidentes del país para ganar obras públicas.

Tras el anuncio, el presidente de la República, Martín Vizcarra, expresó su enérgico rechazo a la decisión de la cabeza del Ministerio Público y anunció que adelantará su regreso a Lima desde Brasil, donde arribó para participar en la toma de mando de Jair Bolsonaro.

Chávarry, en una sorpresiva conferencia de prensa, anunció la remoción del fiscal superior Rafael Vela como coordinador del Equipo Especial que investiga el caso llamado Lava Jato y la del fiscal José Pérez que es parte de este equipo, por supuestamente no respetar la jerarquía en el Ministerio Público.

Vela y Pérez serán reemplazados por los fiscales Frank Almanza y Marcial Paucar, respectivamente.

La semana pasada, el fiscal Pérez solicitó denunciar a Chávarry por supuestamente obstruir a la justicia en un caso que implica a Fujimori y al mismo fiscal general, que también es investigado junto a una red de jueces acusados de corrupción.

El fiscal Pérez tras "su designación procedió a cuestionar mi elección que se produjo por unanimidad de los fiscales supremos y esta conducta ha sido reiterativa en diferentes circunstancias y lugares, hecho que no solo afecta a mi persona sino a la autonomía del Ministerio Público", dijo Chávarry.

"Esta conducta ha sido avalada por el (fiscal) coordinador Vela Barba", agregó el fiscal general.

Por su parte, Vizcarra en su cuenta de twitter dijo que "ante estos nuevos sucesos, he decidido adelantar mi regreso al país para seguir encabezando la lucha contra la corrupción y la impunidad".

La decisión del fiscal de la Nación se produce semanas después de que estos dos fiscales cerraron un acuerdo de colaboración con Odebrecht, que contempla el pago de una millonaria multa de reparación civil por parte de la firma y su cooperación en las investigaciones contra políticos y funcionarios que habrían recibidos los sobornos.

Vela y Pérez, que cuentan con una amplio apoyo de la ciudadanía, estaban investigando recientemente los vínculos de Odebrecht con el expresidente Alan García, así como de la líder de Fuerza Popular, Keiko Fujimori.

Asimismo, el equipo de fiscales tienen a su cargo la investigación contra los expresidentes Pedro Pablo Kuczynski, Ollanta Humala y Alejandro Toledo por presuntamente haber recibido aportes ilegales de la empresa brasileña.

La semana pasada, el fiscal Pérez solicitó denunciar a Chávarry por supuestamente obstruir a la justicia en un caso que implica a Fujimori y al mismo fiscal general, que también es investigado junto a una red de jueces acusados de corrupción.

Organizaciones civiles han anunciado protestas en las próximas horas contra el fiscal general; mientras que políticos de varias bancadas mostraron su rechazado por la decisión que afirman pone en peligro el reciente acuerdo de colaboración con Odebrecht.

"Lamentamos la decisión del Ministerio Público. Nos parece que no es oportuno, puesto que estamos a portas de firmar el acuerdo final (con Odebrecht) el 11 de enero" en Brasil, dijo el procurador del caso, Jorge Ramírez, a la estación canal N.