Ayudar a Grecia a superar sus problemas de deuda es necesario para la estabilidad de la zona euro, pero la unión monetaria debe ser más firme con sus miembros para evitar futuras crisis, dijo la ministra de Economía de Francia, Christine Lagarde, citada por un diario el domingo.

Grecia generó una abrumadora presión sobre el mercado financiero esta semana cuando pidió a sus socios europeos y al Fondo Monetario Internacional (FMI) que activaran un plan de créditos de emergencia, en el primer rescate para un miembro de la zona euro.

Lagarde dijo que la decisión de ayudar a Grecia es "un cóctel de indulgencia y gran rigurosidad".

"Nosotros queremos estabilizar. Pero eso no nos impide que seamos firmes, y deberemos observar los resultados muy cuidadosamente", comentó Lagarde al periódico Journal du Dimanche.

El Parlamento francés tendrá que aprobar el plan de rescate y Lagarde dijo que espera que los legisladores estén de acuerdo con ella en que la solidaridad con un socio en problemas no significa ser laxo.

La ministra sostuvo que la zona euro debe ser más rigurosa en el futuro para controlar a sus miembros menos disciplinados.

"Con esta información incorrecta y políticas económicas inadecuadas Grecia no ha cumplido sus compromisos. Necesitaremos mecanismos de control más estrictos para asegurarnos de no caer en una fosa sin fondo. Esa será la misión de la Comisión Europea y el FMI", aseveró.

La ayuda será liberada de acuerdo a las necesidades de Grecia, agregó Lagarde.

"En el caso de se caiga en mora del pago, nosotros inmediatamente pondremos el pie en el freno", dijo.