Valparaíso. Los invitados a la asunción del flamante mandatario chileno, Sebastián Piñera, vivieron este jueves momentos de susto, consternación y desconcierto debido a los fuertes temblores que sacudieron al país durante los actos de juramentación.

El primero de los temblores, de magnitud 6,9, sorprendió al Príncipe Felipe de Asturias haciendo su entrada al Congreso de Chile, que se ubica en la costera ciudad de Valparaíso.

El representante español se quedó parado por unos momentos como sin saber qué hacer y mirando hacia el techo del Congreso, a la espera de que pasara el temblor.

Los asistentes a la asunción de Piñera abandonaron por breves momentos el edificio del Congreso hacia los patios externos y la calle.

Los primeros temblores sucedieron pocos minutos antes de que Piñera asumiera y continuaron durante gran parte de la ceremonia.

"Asustó mucho", dijo a Reuters el presidente de Colombia, Alvaro Uribe.

Los temblores se dieron 12 días después que un sismo de magnitud 8,8 sacudiera el centro y sur de Chile y generara tsunamis. Estos hechos dejaron unos 500 muertos identificados en el país.

"Uno se toma las cosas con serenidad, pero obviamente no estamos acostumbrados a aquello (...) No se puede negar que fue una sesión bastante movida", dijo el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa.

El mandatario uruguayo, José Mujica, reconoció que pasó "un poco de susto" durante el fuerte sismo.

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, y su homólogo boliviano, Evo Morales, miraron al techo con expectación en el momento en que uno de los sismos sacudió el salón de ceremonia del Congreso.

En las áreas costeras del centro y sur del país, cientos de personas se refugiaron en zonas elevadas, ante el temor de que gigantescas olas volvieran a golpear la costa como hace 12 días, cuando desaparecieron del mapa pueblos enteros tras el quinto terremoto más poderoso de la historia.

Por su parte, el mandatario peruano, Alan García, mostró una visión particular de los hechos vividos en la asunción de Piñera.

"Para mí ha sido un honor, que lo sepan desde Rancagua hasta Arica y Puerto Montt, compartir unos momentos de movimientos sísmicos aquí", señaló García.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) situó en 6,9 la magnitud de la mayor de las fuertes tres réplicas que sacudieron Chile alrededor del mediodía (1500 GMT), apenas por debajo del terremoto que golpeó a Haití el 12 de enero.