La Fuerza Aérea Uruguaya interceptó en el aire y obligó a aterrizar este lunes en Durazno a una avioneta paraguaya que posiblemente operaba al servicio de una red de narcotraficantes.

Simultáneamente, otra nave fue retenida por la Policía en una pista clandestina de Cebollatí, donde se incautaron 400 kilos de marihuana tras un tiroteo. El megaoperativo abarcó otros procedimientos en Canelones y en la capital Montevideo, tras los cuales hubo 22 detenidos.

El megaoperativo, denominado “Wayra”, fue ejecutado por la Dirección General de Represión del Tráfico Ilícito de Drogas, dependiente del Ministerio del Interior del Uruguay, con apoyo de la Fuerza Aérea.

Periodistas del diario El País de Montevideo reportaron ayer que los antidrogas manejaban informes precisos de que un importante cargamento de marihuana ingresaría una vez más a su país desde el departamento de Caazapá, situado a 160 kilómetros de Asunción, en línea recta.

Fue así como los agentes montaron vigilancia ayer de mañana en una pista de aterrizaje de la localidad de Cebollatí, en el departamento de Rocha, cerca de la frontera con Brasil, a 820 kilómetros en línea recta de Caazapá. En dicho punto, los efectivos capturaron un avión fumigador cargado con 400 kilos de marihuana, luego de un recio tiroteo que dejó algunos heridos y detenidos.

Obligado a aterrizar. Simultáneamente, la Fuerza Aérea Uruguaya interceptó en el aire una avioneta Cessna 210, con matrícula paraguaya ZF-TMF, pero que sería falsa. La máquina tenía solo bidones de combustible.

Las fuentes indicaron que minutos antes del inicio de las incursiones, los radares detectaron justamente dos vuelos irregulares en la misma zona de Rocha, uno de los cuales fue capturado con drogas en Cebollatí, y el otro logró escapar.

Precisamente, este segundo vuelo que inicialmente pudo huir fue localizado nuevamente en el aire y estuvo a punto de ser derribado por una escuadrilla aérea compuesta por dos aviones caza A-37 B, que finalmente escoltaron al piloto hasta una base militar de la ciudad de Durazno, a 250 kilómetros de Cebollatí.

En Montevideo y Canelones. Horas más tarde, la Policía uruguaya efectuó sucesivos operativos en la capital Montevideo y en la ciudad de Canelones, donde se reportaron más arrestos conectadas con la red de narcotraficantes con ramificaciones en Paraguay. En total, hubo 22 detenidos, dos avionetas capturadas y dos vehículos retenidos.

Los periodistas de El País dijeron anoche que la Policía uruguaya intentaba conocer la identidad del dueño de la avioneta paraguaya capturada en Durazno, pero que recién hoy accederían a datos proveídos por la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac). El ministro de la Senad, Francisco De Vargas, dijo que fue un operativo en conjunto.