El Gobierno de Bolivia afirmó este domingo que el senador opositor Roger Pinto huyó como "vulgar delincuente" de su país y que está aún a la espera de una explicación oficial de Brasil sobre cómo se produjo, con quiénes y por quién fue protegido.

"Esa fuga, obviamente, tiene que ser explicada, tiene que ser informada por el propio Gobierno brasileño. No sabemos exactamente cómo lo ha hecho, para eso están nuestras Cancillerías", dijo este domingo a los medios el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

Pinto se encuentra en Brasil, donde llegó en las pasadas horas tras abandonar la embajada de ese país en La Paz que lo acogió como asilado político desde el 28 de mayo de 2012.

El Gobierno boliviano siempre ha rechazado darle el salvoconducto necesario para ir a Brasil con el argumento de que Pinto no era perseguido político sino un acusado de actos de corrupción.

"Pinto ha fugado como un vulgar delincuente como se fuga un delincuente de la cárcel de Chonchocoro, como lo hacen de la cárcel de San Pedro (ambas de La Paz)", agregó el ministro Quintana

El alto funcionario dijo que Bolivia quiere asumir este "ingrato episodio" con mucha prudencia a la espera de tener una versión de Brasil por las vías diplomáticas.

El senador boliviano salió de su país en un vehículo oficial brasileño y escoltado por soldados, dijo este domingo el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño, Ricardo Ferraço, quien lo recibió en Brasilia.

Quintana dijo que entiende que lo que corresponde ahora es pedir que la Fiscalía de Bolivia active de forma automática una orden de detención de "un prófugo de la justicia" ante la Interpol.

La Presidencia boliviana señaló en un comunicado que contra Pinto están vigentes cuatro órdenes judiciales que le prohíben abandonar el país porque está acusado de "delitos comunes de corrupción pública con grave afectación económica al Estado Boliviano".

"La fuga del país convierte al señor Pinto en un prófugo de la justicia boliviana. Por lo tanto, se activarán todas las acciones legales que correspondan en este caso, tanto dentro del derecho internacional, de los convenios bilaterales, así como en el marco del propio Derecho Interno boliviano", indica el comunicado.

Quintana enfatizó que toda la documentación sobre la información y las denuncias que pesan contra Pinto fueron entregadas en diversas reuniones a las autoridades de Brasil, en concreto al ministro brasileño de Exteriores de Brasil, Antonio Patriota.

Reacción en Brasil. El canciller brasileño, Antonio Patriota, ha postergado una visita que haría este lunes a Finlandia por el caso del senador boliviano Roger Pinto, quien salió de su país sin salvoconducto y llegó este domingo a Brasilia, dijeron a Efe fuentes oficiales.

"El ministro está en Brasilia para analizar la situación", dijo a Efe un portavoz oficial, quien no supo aclarar si el canciller tiene previsto viajar a Finlandia durante este domingo o si ha cancelado definitivamente esa visita.

La suspensión del viaje se debe a la delicada situación generada por la inesperada llegada del senador Pinto a Brasil, sin que el Gobierno de Evo Morales le haya dado el salvoconducto y después de más de un año acogido en la embajada brasileña en La Paz.

Pinto entró en la legación diplomática el 28 de mayo de 2012 y diez días después el Gobierno de Dilma Rousseff le concedió el estatus de asilado político.

Bolivia, sin embargo, nunca le concedió el salvoconducto debido a que sostiene que el senador responde ante la justicia en varios procesos por supuesta corrupción, en uno de los cuales ya ha sido condenado a un año de prisión.

El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño, Ricardo Ferraço, recibió este domingo a Pinto en Brasilia, adonde llegó procedente de Corumbá, en el lado brasileño de la frontera.

Ferraço reveló en el aeropuerto que el senador boliviano contó con complicidad oficial brasileña para abandonar su país.

Dijo que salió de la embajada en La Paz en un coche oficial de la embajada, escoltado por "fusileros navales", y que fue llevado por tierra hasta Corumbá en un viaje que duró 22 horas.

En Corumbá fue "recibido" por agentes de la Policía Federal brasileña y desde allí se dirigió hasta Brasilia en un avión privado enviado por el propio Ferraço.

Investigación. El ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil informó este domingo de que investigará las "circunstancias" en las que el senador opositor boliviano Roger Pinto salió de la embajada en La Paz y llegó al país, pese a no contar con un salvoconducto.

La Cancillería brasileña "está reuniendo elementos acerca de las circunstancias en que se verificó la salida del senador boliviano y su entrada en el territorio nacional", dice una nota oficial, la cual añade que el encargado de negocios en La Paz, Eduardo Saboia, ha sido llamado a Brasilia para prestar "esclarecimientos".

La nota también dice que "el ministerio de Relaciones Exteriores abrirá una investigación y tomará las medidas administrativas y disciplinarias" que correspondan, con lo cual sugiere que pudo haber alguna irregularidad en la salida de Pinto, quien estaba alojado en la embajada brasileña en La Paz desde el 28 de mayo de 2012.