Caracas. Tres bajas sufrió el gabinete de Hugo Chávez. El presidente del Banco de Venezuela y ministro para la Banca Pública, Eugenio Vásquez Orellana, dimitió la noche del lunes de sus cargos tras la renuncia de quien llaman su mentor, el vicepresidente de la República, Ramón Carrizález, y su esposa la ministra de Ambiente, Yuvirí Ortega.

Vásquez Orellana eran bien visto en el banco, pero fuentes cercanas alegan problemas de salud y diferencias con el ministro de Finanzas, Jorge Giordani.

Su carrera en la administración pública comenzó en el extinto Ministerio de Transporte y Comunicaciones.

Sin embargo, su relación con el vicepresidente viene desde que comenzaron a trabajar en el Fondo de Transporte Urbano (Fontur), donde durante la jefatura de Carrizález ocupó la gerencia de finanzas.

Desde entonces, el ministro de la Banca Pública es la mejor apuesta del Carrizález, quien luego se lo llevó al Ministerio de Infraestructura para ser el director general de su despacho.

Después de seis meses en sus cargos como presidente del estatizado Banco de Venezuela y como ministro de la Banca Pública, una vez más sigue los pasos de su mentor y lo acompaña en la renuncia.

Para sustituir a Carrizález se barajan dos nombres: el canciller, Nicolás Maduro, o el ministro del Despacho de la Presidencia Luis Reyes Reyes.

Para Vásquez Orellana aun no hay un sustituto definido.